IMITACION DE AMOR

 Introducción

 

Los Verdaderos Cristianos hablamos del amor de Dios que es un amor verdadero, no hay comparación.  Pero hay quienes rechazan al verdadero Jesús como Salvador, pero también hablan del amor de Dios; hasta el diablo habla del amor de Dios.  Tal vez alguien preguntara, ¿Pero cómo puede ser eso?  (2Corintios 11: 3-4)  La Biblia habla de otro Jesús, de otro evangelio y otro espíritu, que casi toda la humanidad se ha confundido pensando que son los verdaderos pero no lo son.  ¿Qué de raro tendría que satanás hablara de un supuesto amor que viene de Dios, pero no es ni dios ni el amor del Dios verdadero? ¿Pero cómo podrías saber cuál es el Dios y su amor verdadero?  Eso es fácil. Hay quienes han pensado que para poder hablar del amor de Dios, no debes mencionar ni el juicio, ni la ira de Dios, ni hablar de escrituras bíblicas que son fuertes y eso esta tan torcido como el mismo diablo.  Lo más lamentable de esto es que hasta los mismos cristianos hayan caído en ese engaño, que ahora cuando miran a alguien hablar del juicio y la ira de Dios ese hermano en Cristo, o ese pastor o ese misionero es una mala persona que ofende a los de más; no es un caballero.  No se puede hablar del amor de Dios sin hablar del juicio y de la ira de Dios,  ¿Cómo puede ser posible que alguien con tanta experiencia en La Biblia pueda mostrar tanta insensatez?  Para yo poder hablar del amor de Dios tengo que hablar del engaño de satanás y sus engañadores, oféndase quien se ofenda. A ellos no les importa mandar millones de almas al infierno, ¿Por qué habría de importarme a mi si ellos se ofenden?  Además el mensaje es el mismo para engañadores y engañados. Cualquiera puede arrepentirse, dar marcha atrás y venir a Cristo para ser salvo, por esa razón escribo lo que escribo; y si no se arrepienten por lo menos alguien se los dijo.

 

Juan 12: 47-50.

 

Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.

 

El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgara en el día postrero.

 

Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, el me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

 

Y sé que su mandamiento es vida eterna.  Así pues lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

 

Lo que he escrito en esta página son las palabras de Cristo, palabras de Dios.

 

Yo nada soy.  Estoy tan convencido de esto que esa ha sido una de las principales razones para no poner mi nombre en esta página.

 

Nada soy por mí mismo, lo que soy por la gracia de Dios lo soy, espero que cada creyente en Cristo pueda entender eso.  1Cor. 15: 10.   

 

Alguien ha mirado mis escritos como algo penoso por usar un lenguaje fuerte, aunque estos escritos estén apoyados 100% en Las Santas Escrituras.  El concepto de usar un lenguaje suave con los  enemigos de Dios que luchan para destruir La Biblia y la Iglesia, es un concepto falso, torcido, digno de nuestro enemigo el DIABLO. (2Cor. 11: 13-15) apoyado por filosofías introducidas en La Iglesia pero no apoyado por La Biblia.  Cualquiera que conozca La Biblia sabe que no existe tal cosa ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo testamento.  La tibieza con la que tantos pastores bautistas hablan  que disque para defender La Verdad de Dios, yo no la miro  en La Biblia, ni con los profetas ni los discípulos de Cristo, ni los apóstoles, ni mucho menos con Cristo.  Aunque Cristo fue como un manso cordero, Él se enfrentó a los fariseos de una manera ruda: Mateo capítulo 23.  Nuestro Señor Jesucristo les dijo serpientes generación de víboras, y les repitió varias veces en la cara la palabra hipócritas, que ahora nosotros lo digamos o dejemos de decirlo eso no cambia nada, La Palabra de Dios sigue siendo la misma.  Mat. 21: 12-13.

 

No saquen textos fuera de contexto para apoyar su aparente Espiritualidad.

 

Hech. 13: 9-10.  Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en el los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesaras de trastornar los caminos rectos del Señor?

 

Hech. 23: 2-3.  El sumo sacerdote Ananías ordeno entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca.  Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeara a ti, pared blanqueada! ¿Estas tu sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear?

 

Mateo 3: 7.  Al ver el que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseño a huir de la ira venidera?  Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.

 

Hech. 7: 51-52.  ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.  ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores. 

 

Apo. 22: 14-15.  Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas de la ciudad.

 

Más los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idolatras, y todo aquel que ama y hace mentira.

 

Judas 1: 12-13.  Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevados de acá para allá por los vientos; arboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para los cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

 

2Tim. 3: 1-5.  También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

 

Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negaran la eficacia de ella; a estos evita.

 

1Tim. 4: 1.  Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostataran de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.

 

Hay muchas más escrituras en La Biblia que identifica a la humanidad de esa manera. 

 

Es La Biblia la que habla así no soy yo, para que ahora me digan que yo ofendo a la gente.

 

Vivimos en tiempos donde para la mayoría de la gente del mundo, ofender al Dios Verdadero Creador del Cielo y de la Tierra no significa nada, pero no ofendas a nadie de ellos porque se escandalizan tanto como si hubieras ofendido al Dios Verdadero.

 

Eso nos debe de recordar el verso de Gen. 3: 5.  Sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dios, sabiendo el bien y el mal.

 

Se creyeron de la oferta del padre de la mentira.

 

1Juan 4: 7-10.  Dios es amor, y lo más hermoso que pudo pasarnos es haber venido a los pies de Cristo para ser salvos, pero con todo y el hecho de que Dios es amor, él no va a estar lamentándose por la eternidad por los que se fueron al infierno y después al lago de fuego. 

 

Dios desea la salvación de toda persona en este mundo, pero el amor de Dios le aprovechara solamente a los que vengan a Cristo para ser salvos, la frase de que Dios aborrece el pecado pero ama al pecador, no es algo que viene de La Biblia. 

 

1Juan 2: 15-17.  No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.  Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.  Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.  Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

 

Stg. 4: 4.  ¡Oh, almas adúlteras!  ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?  Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

 

Juan 3: 36.  El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no vera la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

 

Se ha hablado tanto del amor de Dios, y muy poco o casi nada de la ira de Dios, y eso ha quitado casi por completo el temor de Dios en casi todo el mundo.

 

Eso ha sido una táctica del diablo que le ha trabajado a la perfección, gracias al poco entendimiento del liderazgo Espiritual de nuestros tiempos, y yo no puedo estar de acuerdo con eso.  Pero sin duda alguna que a nadie le interesa saber con qué yo estoy de acuerdo o con que no.

 

Al igual que tampoco me interesa saber si alguien no está de acuerdo con mis escritos, si alguien los lee y le gustan está bien, pero si a alguien no le gustan simplemente no vuelvan a leerlos.

 

En la mayoría de los casos usar un lenguaje fuerte con Las Santas Escrituras, sirve para sacar a flote a los que no están luchando a favor de La Verdad, aunque así lo aparentan.    

 

2Tim. 2: 3-4.  Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.

 

Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que los tomo por soldados.

 

¿Pero qué clase de penalidades sufriría yo, si le pongo miel a mis palabras?

 

¿O qué clase de soldado seria yo buscando alianza con los enemigos?

 

No se puede ser un soldado de Jesucristo y defender La Biblia, con un espíritu pusilánime, carismático, ecuménico.  A esa tibieza  ahora le llaman ser caballeros.  Apo. 3: 15-16.  Yo conozco tus obras, que ni eres frio ni caliente. ¡Ojala fueses frio o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frio ni caliente, te vomitare de mi boca.  

 

Jonás 3: 3-4.  Y se levantó Jonás, y fue a Nínive, conforme a la palabra de Jehová.  Y era Nínive ciudad grande en extremo, de tres días de camino.

 

Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. 

 

Ahora piensen por un momento.  ¿Qué le hubiera pasado a la gente de Nínive si se hubieran ofendido con la predicación de Jonás?

 

El amor de Dios se manifestó con una gran advertencia en la predicación de Jonás, y Dios los perdono porque se arrepintieron.

 

Lo que está pasando es que ahora algunos de los Bautistas ya no son fundamentalistas, ahora son sentimentalistas, lo digo por los que creen que ese concepto falso es Espiritualidad.

 

Mis escritos son para los que quieran saber más de la verdad libremente, fuera de un sistema.  Estos estudios no son para los necios, y al que no le gusten, como ya dije, simplemente no los lean.

 

Pro. 17: 28.  Aun el necio cuando calla, es contado por sabio; el que cierra sus labios es entendido.

 

A ti te hablo, a ti que encuentras mis escritos penosos, si quieres un concejo te diré que mejor aguantes cayado; te irá mejor.

 

Este será el único escrito con el que respondo a tu inconformidad y a tu ataque en contra mía, no voy a pasarme la vida discutiendo necedades, si tú quieres hacer el ridículo lo harás tu solo porque no volveré a responderte.

 

 Yo no sé hablar lisonjas.

 

Y ya basta de manipulaciones en la enseñanza de La Verdad de Dios. 

 

Quienes por la gracia de Dios todavía podemos entender que La Palabra de Dios es la máxima autoridad, no nos vamos a dejar intimidar por los que mesclan la Palabra de Dios con rudimentos mundanos, engaños, mentiras, filosofías, conceptos falsos, falsas enseñanzas, manipulaciones, o con orgullo y soberbia humana de los que creen que todo el mundo gira alrededor de ellos y que su zalamería es la Santidad.  

 

La Verdad es que siento pena por ustedes, pero a ti nada te importe eso, tu nada más se feliz.

 

Salmos capítulo 13: 1-6.  Nota los Versos 4 y 5, Para que no diga mi enemigo: Lo vencí.

Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Más yo en tu misericordia he confiado;

Mi corazón se alegrara en tu salvación.

FIN.