FUE LA LEY DADA A TODO EL MUNDO?

 

 

 

 

 

 

 

Introducción

 

De que si la ley fue dada a todo el mundo es una pregunta que todos deberíamos de hacernos, para saber si no hemos sido engañados especialmente los verdaderos creyentes, pero eso es algo que a la mayoría de la humanidad nunca les ha cruzado por la mente hacerse esa pregunta.  El engaño más grande que en nuestra era nos ha envuelto a todos y que por más de la mitad de mi vida yo creía y lo decía, que la ley había sido dada a todo el mundo aunque si entendía que la salvación no era por guardar la ley.  Este estudio es para todos los que están cansados de tanto engaño, para todo aquel que quiera y ame la verdad especialmente los verdaderos creyentes, para los que no han venido a los pies de Cristo y que quieran ser salvos.  Todos deberíamos de saber cuál es la voluntad y el glorioso plan que Dios tenía desde el principio para nosotros los gentiles.  Conozca quienes son los que más han estorbado a los planes de Dios, y escapen de toda esa trampa elaborada por el diablo; que al torcer el propósito de Dios, ha estado impidiendo la salvación de muchos millones. Ha engañado y manipulado millones de vidas de personas que podrían ser salvas y útiles en las manos de Dios.  Cristo dijo conoceréis la verdad y la verdad os hará libres, pero muchos siguen sin conocer la verdad a fondo acerca de esta tema.  Tómense su tiempo y lean este estudio y si después de leerlo quieren seguir creyendo lo mismo, lo pueden hacer si quieren, al fin de cuentas ni Dios se los va a impedir.  Pero deben de saber que no habrá nada oculto que no haya de ser manifestado; eso quiere decir que al final, de todos modos sabrán la verdad pero para muchos será demasiado tarde.   Los verdaderos creyentes tendrán que dar cuentas a Dios por lo que aprendieron y de quien lo aprendieron, o por lo que enseñaron y como lo enseñaron.  Lo digo por todos los gentiles que ya somos del cuerpo de Cristo que es la Iglesia, muchos de los que se dicen cristianos han tomado la ley como gran parte del requisito para la salvación; como también no enseñan la verdad en cuanto a quien verdaderamente Dios le dio la ley. 

 

No sierres tu corazón estudia y medita en lo que estudias, puede ser que aquí encuentres algo que nadie más te ha dicho, y encontraras el sentido que realmente La Verdad de Dios tiene.

 

Tengo casi 40 años de ser un verdadero creyente en Cristo y todavía sigo aprendiendo, si eres un creyente y piensas que ya lo sabes todo, eso te puede costar un buen nivel de una vida Espiritual por ser arrastrado por el engaño, y también tendrás perdida de recompensas eternas.

 

Pero si eres un creyente en tu religión pero un incrédulo porque no has creído en Cristo como único y suficiente medio de salvación para hacerlo tu propio salvador, y aun así crees que lo sabes todo, eso te costara la condenación; primero en el infierno y después en el lago de fuego por toda la eternidad.

 

A la luz de este estudio, no hay ninguna enseñanza falsa que no se descubra.  

 

Para poder mirar verdaderamente a quien Dios dio la ley, tenemos que mirar desde el principio de la humanidad a quien, donde, cuando, porque y hasta cuando Dios les dio la ley.

 

Gen. 2: 15-25.  Estaban desnudos y no se avergonzaban, no había malicia, no había pecado.  Pero aunque Adán no era un hombre pecador, ni siquiera por eso pudo guardar el único y más grande principal mandamiento que Dios le dio.  Verso 17.

 

Gen. 3: 1-7.  Y ya después de que cayeron en la desobediencia, Dios en su misericordia les dio la oportunidad de venir a invocar su nombre.  Gen. 4:26

Pero obviamente aunque todos los hombres pudieron haber invocado el nombre de Jehová, sabemos que no fue así.

 

Gen. 6: 5-13.  En lugar de que todos los hombres invocaran el nombre de Jehová, corrompieron la tierra con tanta maldad.

 

En esos versos dice que la tierra estaba llena de violencia.

 

También sabemos que hasta ese momento Dios no había dado a la gente ninguna ley de 10 mandamientos.  Pero era obvio que aunque Dios no les había dado mandamientos, ellos solos podían entender que la violencia no era lo que Dios quería, y así como hoy en día tan solo con nuestra conciencia sabemos que no debemos matar, robar, o mentir.  etc.

 

Ecl. 7: 29.  Dios creó al hombre recto, ya miramos que ese hombre fue Adán, y desde que Adán cayó en transgresión dejo de ser recto.  Pero el verso no se refiere solamente a Adán; porque dice que ellos buscaron muchas perversiones, o sea que se refiere al pecado de todos los hombres. 

 

Y como consecuencia, Dios los tuvo que destruir en el diluvio, excepto a Noé y a su familia.

 

 

 

DE NUEVO COMIENZA A MULTIPLICARSE LA HUMANIDAD

 

Gen. 9: 1-9.  Y de nuevo aquí uno de los pocos mandamientos que Dios les dio fue fructificad y multiplicarse.  Gen. 1: 28-30. 

 

Al parecer entre los versos de Gen. 1: 28-30, y Gen. 9: 1-9, no hay diferencia: excepto que a Noé le dijo que el temor y el miedo de ellos estarían sobre todos los animales de la tierra. y aparte de eso también les prohibió que comieran sangre, y eso fue algo que antes de la caída de Adán no había sido necesario indicárselos, porque naturalmente obedecían a Dios al no tener el conocimiento del mal. 

 

Y desde que Adán callo y fue sacado del huerto, el ser humano nunca más pudo regresar ahí.  Gen. 3: 22-24.

 

Pero el mandamiento de multiplicarse y llenar toda la tierra, este fue el mismo mandamiento que Dios les dio desde un principio. 

 

Pero así como hoy en día hay tantos hombres con grandes títulos que Dios no les ha dado, y han sido la desgracia y ruina de la humanidad, en aquel tiempo hubo uno que termino por descarriarlos a todos.

 

Nimrod, el primer poderoso en la tierra.  Gen. 10: 8-19. 

 

Dice que fue vigoroso cazador delante de Jehová, pero cazador de almas donde deliberadamente se puso al tú por tú en contra de Dios y de su voluntad.

 

Nimrod fue el líder de toda la humanidad idolatra que aborrecían a Dios, y también el que encabezó la construcción de la torre de Babel.  Gen. 11: 1-4.

 

Gen. 14: 14-20.  Si en ese tiempo se habla de Melquisedec Sacerdote del Dios altísimo, es porque hubo raza que amaba a Dios antes que Dios levantara a Abram.

 

Creo que en eso consistía el trabajo del Sacerdote, en enseñar a la gente a seguir y amar a Dios, pero aparte de eso no hay nada en La Biblia que hable de algún # de mandamientos que Dios les haya dado a nadie en el mundo.

 

Gen. 12: 1-3.  Si Dios tuvo que llamar a Abram fue por una razón, creo yo.

 

Si en el pasado Dios salvo nada más a Noé y a su familia, fue porque la gente que amaba a Dios se había terminado.

 

Y si después de que Dios llamó a Abram en Sodoma y Gomorra nada más salvo a Lot con sus dos hijas, es porque en esos lugares no había nadie más que amara a Dios aparte de ellos.

 

Por eso puedo pensar que cuando Dios llamo a Abram ya no había muchos que amaban a Dios: digo si es que quedaba alguien más aparte de Abram y El Sacerdote Melquisedec, porque aun el mismo padre de Abraham servía a dioses extraños.  Jos. 24: 2.  O por lo que dice en Job 38: 4-7, Job vivió en esos últimos tiempos de que la gente ya no invocaba mucho el nombre de Jehová, probablemente cercas del tiempo en que Abram vivió.

 

Gen. 26: 1-5.  No se pueden tomar estos versos para argumentar que antes de que hubiera ley, había ciertos mandamientos para todo mundo porque aquí se está refiriendo a Abram e Isaac, y el pueblo de Israel que todavía no había nacido.

 

Y cuando la nación judía ya estaba, en Exo. 15: 23-26 miramos que ahí habla de mandamientos y estatutos pero no eran para todo el mundo, sino nada más para ellos los descendientes de Abram.

 

Deu. 7: 6-9. Y ya sabemos que de Abram nació la raza judía que permanecieron en Egipto 430 años, de los cuales fueron esclavos por 400 años.

 

Y después de todo esto, fue que Dios los sacó de la esclavitud de Egipto usando a Moisés como líder, y luego les dio la ley.  Exo. 20: 1-5;  Exo. 34: 27-28.

 

La ley fue dada a los hijos de Israel, y a nadie más.

 

Dios escribió con su propio dedo las primeras tablas del testimonio que le dio a Moisés, donde también les mandaba a los judíos de guardar el día de reposo.  Exo. 31: 12-18.

 

Pero esas tablas Moisés las quebró.  Exo.  32: 19.

 

Las segundas tablas del testimonio y los 10 mandamientos fueron escritas por Moisés, pero dictadas por Dios.  Exo.  34: 27-29.

 

Cualquiera diría que Dios ya no quiso escribirlas de nuevo, por eso mando a Moisés que las escribiera el por si las volvía a quebrar.

 

Ni siquiera Moisés guardo toda la ley.  Stg. 2: 10.

 

Rom. 5: 12-14.  En el verso 13 dice que no había ley, y está claro que para nadie había ley antes de Moisés, ni siquiera para la gente que siguió a Dios, menos iba a haber alguna ley para los creyentes y seguidores de dioses falsos.

 

(Pero obviamente, si había pecado en el mundo)

 

Gal. 3: 17.  Por lo que este verso dice, a nadie le pueden quedar dudas de que la ley vino 430 años después de que Dios escogió a Abraham y le dio la promesa de que solo en su cimiente serian benditas todas las familias de la tierra.  Gen. 12: 1-3;  Rom. 4: 13-16.

 

En el verso 14 de Rom. 5, habla de que la muerte reinó de Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán

 

Transgresión = a quebrantar un mandamiento conocido.

 

¿Cuál fue el mandamiento que quebró Adán?  Comió del fruto prohibido.  Como pueden ver, no fue un gran # de mandamientos, solo fue uno; y ni siquiera ese pudo guardar y eso que Adán no era un pecador como nosotros hoy en día lo somos.

 

Pecado = a irse en contra de lo que por la naturaleza de Dios sabemos  que es agradable a sus ojos.

 

Y después de Adán.  ¿Cuál fue el pecado de todos los demás?

 

Corrompieron la tierra con violencia y maldad, yéndose en contra de lo que por naturaleza sabían que era agradable a los ojos de Dios.

 

De la misma manera que hoy en día están destruyendo la tierra con violencia y maldad, a diferencia de que la gente incrédula que vivió antes que Dios le diera la ley a Moisés, ellos eran conscientes de que no querían nada del Dios verdadero igual que hoy en día; pero por lo menos aquellos no tenían el descaro de decir que Dios les dio mandamientos y se estaban esforzando para guardarlos.

 

Pero como ya dijimos, la ley vino 430 años después de que Dios le dio la promesa a Abram, de que en su cimiente serian benditas todas las familias de la tierra. (Bendición Espiritual y Eterna) Y solamente de ahí en adelante es que nos incluye a nosotros todas las razas de los gentiles.  Gal. 3: 16-18.

 

Romanos 9: 6-8.  Ya sé que hay quienes argumentan con estos versos para decir que los gentiles son israelitas espirituales, pero no hay nada más lejos de la verdad como eso.  Apo. 2: 9.  Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás.  

Lo que esos versos de Rom. 9: 6-8 están diciendo es que para nosotros los gentiles la puerta fue abierta de par en par, para que fuésemos incluidos con el pueblo de Dios por medio de la Iglesia que antes nunca existió; solamente mediante el evangelio de nuestro Señor Jesucristo pero nunca mediante ninguna ley de 10 mandamientos.  Para que así nadie piense que puede llegar a ser israelita Espiritual aferrándose a una ley de 10 mandamientos que Dios nunca les dio a ellos.  De lo mismo que habla Rom. 9: 6-8, es lo que está diciendo Gen. 12: 3.  Dios le dijo a Abram: Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra, hablando de la salvación en Cristo por la gracia, no por la ley de los 10 mandamientos.

 

1Ped. 1: 10-13.

 

Pedro habla de los profetas del Antiguo Testamento que también vivieron en el tiempo de la ley, ellos profetizaron de la salvación por gracia que estaba destinada a ellos, y que le seguiría a la ley.  Mat. 11: 12-13   Esto debería de ser suficiente para los que con tanta palabrería vana, enseñan y engañan a todo el mundo.

 

Ya miramos que La Biblia dice que desde Adán hasta Moisés no hubo ley.

 

Ahora si nada más los judíos eran el pueblo escogido de Dios, y todos los gentiles antes de que hubiera Iglesia éramos enemigos de Dios, por el simple hecho de no ser parte del pueblo de Israel; 

 

¿Cómo Dios iba a darles mandamientos a sus enemigos igual que a su pueblo escogido? 

 

Y los gentiles que no han sido salvos, siguen siendo enemigos de Dios con todo y su religión que tengan.

 

Piensen y miren que no hace ningún sentido lo que la gente cree hoy en día, de que Dios les dio la ley a todo el mundo.

 

ROMANOS 9: 1-5.  De los israelitas, de ellos vino la adopción para nosotros los gentiles, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto las promesas; y de ellos son los patriarcas, y de los cuales según la carne vino Cristo.  Pero de todo esto nosotros vinimos a ser parte después de ser elegidos y no antes.  1Ped. 1: 1-9.

 

LA PROMULGACION DE LA LEY = “PARTIDA DE NACIMIENTO”  Fue de los judíos, por ellos y por causa de ellos que Dios le dio existencia a la ley, se les atribuye a ellos a los judíos.  Gal. 3: 18-22.  QUE LA LEY HAYA SIDO AÑADIDA A CAUSA DE LAS TRANSGRECIONES NO SIGNIFICA QUE DIOS LE HAYA DADO LA LEY A TODO EL MUNDO, O QUE DIOS DESDE UN PRINCIPIO ESTUBIERA PENSANDO SALVAR A LA HUMANIDAD DEPENDIENDO DE QUIEN RESULTARA CAPAS DE PODERLA GUARDAR.

 

Solamente de una manera se puede decir que la ley es para todo el mundo, y no era intención de Dios que el mundo conociera la ley para que la guardara, sino para que vieran su pecado y quedaran bajo el juicio de Dios.  Rom. 3: 19-20. 

 

Pero de todos modos el origen de la ley fue con los judíos solamente, y la ley ayuda al mundo de los gentiles hasta después de la muerte sepultura y resurrección de Cristo y no antes, porque fue a partir de ahí que los gentiles pueden ser alcanzados por el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, aconsejados y guiados por la ley.  GALATAS 3: 23-29.

 

Esto se les dijo a los judíos en

 

Hech. 13: 37-41.  Mas aquel a quien Dios levantó, no vio corrupción.

 

Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree.

 

Mirad, pues, que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas:

 

Mirad, o menospreciadores, y asombraos, y pereced;

 

Porque yo hago una obra en vuestros días,

 

Obra que no creeréis, si alguien os la contare.

 

 

 

Se les dijo a los judíos que no creerían al evangelio de Cristo, y eso les paso por estar aferrados a la ley de Moisés.      

 

  

 

¿Y qué decir del día de reposo? 

 

En primer lugar el día de reposo hasta para los mismos judíos, si acaso lo hubieran guardado, no sería válido si la vida de ellos hubiera sido una vida inmoral o quebrantando todos los demás mandamientos de Dios.  Isa. 1: 4-16;  Sal. 50: 16-23.

 

Exo. 31: 12-18.  En el verso 12 Claramente dice que el día de reposo es señal entre Dios y los hijos de Israel.  No dice que es señal entre Dios y los judíos y los gentiles.

 

Y en el verso 16, dice: Guardaran, pues, el día de reposo, los hijos de Israel.

 

No dice que deberían de guardar el día de reposo los judíos y los gentiles de todo el mundo.

 

Y en el verso 17.  Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel.  Y nuevamente aquí para nada incluye a los gentiles.

 

Los adventistas le sacan la vuelta a Rom. 10: 3-4, diciendo que la ley está dividida en dos partes: la ley moral y la ley ceremonial, y que la ley que fue detenida fue la ley ceremonial.  Ellos creen que están guardando la ley moral y el día de reposo, habiéndose anulado la ley ceremonial.

 

Los Judíos celosos de la ley en el Antiguo Testamento, jamás aceptarían a los gentiles pretendiendo guardar la ley moral y el día de reposo habiendo anulado la ley ceremonial; mucho menos aceptarían en su círculo religioso a gentiles sin circuncisión.

 

Tengo una pregunta para los adventistas:

 

¿Bajo que categoría caería el guardar el día de reposo, bajo la ley moral o la ley ceremonial?

 

Cualquiera que esta bien de su entendimiento aceptara que el día de reposo estaría bajo la ley ceremonial y no bajo la ley moral.  ¿Entonces como presumir que guardan el día de reposo, cuando ellos mismos aceptan que ya no hay razón para estar bajo la ley ceremonial?

 

No hay ninguna religión falsa que no se contradiga a sí misma.

 

¿Qué valor tendría para Dios que en el Antiguo Testamento alguien pretendiera guardar el día de reposo y solo una parte de la ley?  Santiago 2: 10.

 

No se puede decir que están guardando la ley moral, si su manera de vivir, su manera de hablar y su manera de vestir no es la que Dios demanda; y luego se engañan a sí mismos diciendo que guardan el día de reposo. 

 

Su manera de vivir no es en Santidad, ni en su vida moral y mucho menos en la Espiritual.  1Cor. 1: 2;  1Ped. 1: 15-16.  Porque el atribuir la salvación al guardar la ley, les impide poder venir a Cristo para ser salvos mediante la Gracia, y de esa manera no pueden ser santos. 

 

Su manera de vestir no es con modestia.  1Tim. 2: 9;  Deu. 22: 5.

 

y su manera de hablar son palabras ociosas.  Mat. 12: 34-37.

 

Y a los Judíos en el Antiguo Testamento se les dio más de 600 mandamientos, no nada más 10.  

 

Los Judíos se circuncidaban, pero en Gal. 6: 15, dice: porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación.

 

Los adventistas no están bajo la nueva creación de Dios.

 

NOTA TOMADA DEL COMENTARIO DE SCOFIELD

 

Exo. 19: 23-25.

 

El pacto Mosaico: (1) Este convenio es hecho con Israel, (2) en tres divisiones, cada uno de los cuales es esencial para las otras dos y que forman lo que se conoce como el pacto Mosaico.  Dichas divisiones son las siguientes: los mandamientos, que expresan la justa voluntad de Dios (Exo. 20: 1-26); los “juicios”, que gobiernan la vida social de Israel (Exo. 21: 1;  Exo. 24: 11); y las “ordenanzas”, que gobiernan la vida religiosa de Israel (Exo. 24: 12;  Exo. 31: 18).  Estos tres elementos forman “la ley”. 

 

Para el verdadero creyente, el reposo significa la salvación en Cristo Jesús.  Heb. 4: 3, y 10.

 

2Cor. 6: 2.  En cualquier día, en cualquier momento.

 

Rom. 3: 19-27.  Lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, o mejor dicho; a los que estaban bajo la ley. 

 

Y no es para hacer una mescla diciendo que los que estaban bajo le ley sean devotos judíos, pero que también los gentiles idolatras, la tenían o la tienen.

 

En el verso 27, Pablo les dice: ¿Dónde está la jactancia?  Porque ya había quedado excluida no por la ley de las obras, si no por ley de la FE. 

 

Jactarse es como cuando nosotros le decimos a alguien que es orgulloso, o que se cree superior a otros.

 

Para que alguien pueda jactarse tiene que haber alguien más al que se considera inferior por X razón,

 

O un grupo de personas jactándose sobre otro grupo.

 

Y en este caso una raza sobre otra raza o razas, que eran los judíos jactándose porque eran el pueblo escogido de Dios, o porque tenían la ley de Dios; y los gentiles no habían sido escogidos por Dios ni tenían la ley de Dios.  Deu. 7: 6-8

 

Y lo que Pablo les está diciendo en Rom. 3: 19-20, es que Dios les dio la ley a ellos solo para taparles la boca cuando se vieran reprobados por la misma ley que ellos no pudieron guardar.

 

Y que nadie podía ser justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo y bajo la gracia, no bajo la ley.

 

Jer. 2: 11.  Los gentiles desde antes de Cristo y hasta el día de hoy, la mayoría han sido idolatras.

 

Los judíos también han sido idolatras, con la diferencia que los judíos cayeron en ese pecado.

 

Mientras que los gentiles sin Cristo, siempre han estado ahí en la abominable idolatría.  1Ped. 4: 1-3. 

 

Desde muy temprano en la vida del pueblo judío, Dios les dio mandamientos de matar a pedradas a cualquiera de ellos que cayeran en la idolatría.  Deu. 17: 2-7.

 

Si Dios le hubiera dado la ley a todo el mundo, también tendríamos que incluir lo que Dios les dijo a los judíos de que mataran a pedradas a los que encontraran adorando a dioses ajenos; de ser así, casi toda la raza humana se hubiera extinguido.  Lo digo por la falsa creencia de que en el 25 de diciembre festejan el nacimiento de cristo, cuando en realidad esa era la fecha de celebración al nacimiento del dios sol.

 

Investíguenlo ustedes mismos, gracias a Dios hay fragmentos de la historia religiosa de los paganos, pero lo que es mejor todo está en nuestra Biblia La Santa Palabra de Dios.

 

Jer. 7: 17-20;  Apo. 17: 2;  Apo. 18: 1-5.  ¿De qué manera todos los reyes de la tierra fornicarían con la ramera de babilonia en nuestros tiempos, al no ser que haya llegado hasta aquí y llegara casi hasta el final de los tiempos de una manera disfrazada? 

 

Abran los ojos y miren que todo está disfrazado, es lo mismo antes y ahora solo que ahora usan nombres Bíblicos como la virgen María y el niñito Jesús, que no es otra cosa que la reina ramera de babilonia que adoraban en los tiempos de Jeremías, y adoración a tamuz o el dios sol.  Deu. 4: 19-20;  2Rey. 23: 5-7;  Isa. 27: 9;  Eze. 8: 5;  Eze. 8: 12-18;  Hech. 7: 42. 

 

Esa es la razón más fuerte que hay para que Dios diga salid de ella pueblo mío.

 

Se lo está diciendo a los creyentes, no a los incrédulos.  Los incrédulos no son el pueblo de Dios.

 

Dios le tenía prohibido a su pueblo practicar las mismas cosas que aquellos pueblos practicaban. Deu. 18: 9-15.  Y lo que dice en el verso 15, habla de que Dios les levantaría otro profeta como Moisés, que a Él iban a tener que oír; y Él es Cristo.

 

Rom. 3: 1-4. A pesar de la incredulidad de algunos de los judíos, de todos modos fue a ellos.  A los judíos les fue confiada La Palabra de Dios; a ellos y a nadie más.  Rom. 10: 3-21.

 

Por eso cualquier religión ya sea chica o grande, cuando reclaman el derecho de ser la original iglesia verdadera de Cristo, todos son totalmente falsos por el simple hecho de ser gentiles; y no admitir que la salvación originalmente vino de los judíos. 

 

Al no admitir eso, están suplantando o usurpando a los judíos; y aunque digan que ellos no están suplantando a nadie, en toda La Biblia no hay una sola escritura que diga que alguna vez Dios les dio la ley a ellos.

 

Con excepción de la Iglesia que fue fundada por Cristo, todas las religiones son fundadas por hombres; son falsas y son modernas, en su mayoría ni siquiera tienen 200 años.  Casi todas ellas han cortado el tiempo en la historia apareciendo repentinamente y diciendo que Dios les dio la ley a ellos, y que ellos son la iglesia verdadera. 

 

Pero toda esa creencia ha sido copiada de la falsedad del catolicismo romano, que por ser la más antigua y con engaños o torciendo La Biblia, han disfrazado todas las creencias de los paganos de antes de Cristo. 

 

Ellos fueron los primeros que engañaron al mundo diciendo que ellos son la verdadera iglesia, y que Dios les dio a ellos la ley de los 10 mandamientos. 

 

Juan 4: 21-24.  La salvación viene de los judíos, pero la mayoría de la humanidad si acaso busca la salvación, ellos creen que viene de Roma. La salvación jamás vendría de una religión y no solamente religión, sino que son algo tan corrompido, sus líderes con tanta apariencia de piedad pero no pueden esconder su falsedad.

 

Mat. 16: 13-18.  Sobre esta roca edificare mi Iglesia, es decir sobre la respuesta a la pregunta que Cristo les hizo cuando el Apóstol Pedro contestó.  Tu eres El Cristo El Hijo del Dios Viviente.

 

Juan 6: 67-68.  La Iglesia Verdadera fue edificada por Cristo, y solo en El hay Palabras de Vida Eterna. Mientras que todas las religiones falsas fueron fundadas por hombres comunes y corrientes y con materiales de los engaños de Roma; especialmente con la creencia de que la ley fue dada a todo el mundo.  Apo. 17: 5.

 

Solamente El Cristo Verdadero tiene palabras de vida eterna que es por la gracia de Dios, y no por las obras de la ley. 

 

¿Es tan difícil entender que la salvación viene de los judíos y no de Roma?

 

Están buscando entre los muertos al que vive.  Luc. 24: 5.

 

Los vivos son los que han alcanzado salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, y estos mismos han sido separados del engranaje o mecanismo mundanal del ecumenismo, porque todos ellos están muertos siendo miembros de la religión del falso profeta con su gran apariencia de piedad pero sin ninguna eficacia.  2Tim. 3: 1-5.

 

Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.

 

Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.  1Juan 4: 5-6.

 

No puede el mundo aborreceros a vosotros; más a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.  Juan 7: 7.

 

Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros

 

Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.  Juan 15: 18-19.

 

Hay muchos versos que enseñan que los gentiles no tenían la ley de dios.

 

Rom. 1: 1-5.  Aquí Pablo habla de la gracia y el apostolado que recibió de nuestro Señor Jesucristo, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre.

 

Clara mente lo dice para la obediencia a la Fe.  Y no dice para la obediencia a la ley en todas las naciones.  ¿Por qué quien podría obedecer a la ley, menospreciando el sacrificio de Cristo como único medio de salvación?

 

Gal. 2: 14.  Cuando dice si tú siendo judío vives como los gentiles y no como judío, porque obligas a los gentiles a judaizar.

 

En otras palabras le está diciendo: si tú que has tenido la ley de Dios no la has guardado, porque obligas a los gentiles a querer vivir conforme a la ley si ni siquiera la han tenido.

 

Hech. 10: 44-45.  Nota que El Espíritu Santo cayó sobre todos los gentiles que oían el discurso, y porque creyeron en el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, algo semejante a lo que sucedió en Hech. 2: 1-17.  Y en los postreros días derramare de mi Espíritu sobre toda carne, toda carne es incluyendo judíos y gentiles; salvos por haber creído en Cristo y no por la ley.  Rom.  10: 3-4.

 

¿O porque los fieles de la circuncisión tendrían que quedarse atónitos de que también El Espíritu Santo se derramase sobre los gentiles, si los gentiles hubieran tenido la ley de Moisés lo mismo que ellos?

 

Hech. 14: 8-18.  Especialmente en el verso 16, Pablo les dice que en las edades pasadas Dios había dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos.

 

Y la razón que Pablo habla así, es porque Dios antes nunca les había dado mandamientos a ellos, por eso les dijo que Dios los había dejado andar en sus propios caminos.

 

Y eso significa que de ahí en adelante Dios comenzaba a tratar también con ellos, los gentiles y no con la ley sino con el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

 

Hech. 15: 1-6.  La razón de que los judíos celosos de la ley de Moisés se hayan ido en contra de los gentiles, fue precisamente porque no podían aceptar que ellos sin nunca haber tenida la ley de Moisés, pudieran ser salvos así de fácil sin tener que guardarla.  Fil. 3: 1-9.  En los versos del 7 al 9, lo explica todo.

 

Mat. 5: 17-20.  La justicia que tenemos ahora, es mayor que la de los escribas y los fariseos.

 

Mat. 5: 21-26.

 

Mat. 5: 27-30.

 

Mat. 5: 31-32.

 

Mat. 5: 33-37.

 

Mat. 5: 38-42.

 

Mat. 5: 43-48.

 

Nuestro Señor Jesucristo no vino a abrogar la ley, El vino a cumplirla.  El no habló de que guardáramos la ley como algo indispensable para nuestra salvación, pero tampoco dijo que ya después de que El cumplió toda la ley nosotros los creyentes ya teníamos permiso para quebrarla.

 

Antes habló de una justicia mayor que la de los escribas y fariseos, cuando estos se jactaban de una perfección delante de sí mismos porque decían tener y guardar toda la ley de Dios.  Luc. 16: 15.

 

Y la verdad es que la ley de Dios la habían cambiado con la pluma mentirosa de los escribas.  Jer. 8: 6-10. 

 

La justicia que Cristo hablo que era mayor que la de los escribas y fariseos, no es otra que la misma justicia de Cristo mismo, con la que Él nos justificó.

 

En todos los versos que leímos arriba, Él dijo, “Oíste que fue dicho” “Mas yo os digo.”   Él siempre se fue por encima de las más grandes exigencias de la ley, y nos justificó con su propia justicia; por eso las demandas de la ley  no tienen poder para condenarnos a los que nos lavó de nuestros pecados con su sangre.  Apo. 1: 5.  Y aun nos sigue limpiando.  1Juan 1: 7;  1Juan 2: 1.

 

Mat. 5: 18-19.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos.

 

Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entrareis en el reino de los cielos.

 

Está claro en Mat. 5: 1-2, que nuestro Señor Jesucristo no les estaba enseñando todo esto a gentiles incrédulos, sino que se los estaba diciendo a sus discípulos.  Lo digo para que alguien que no es un verdadero creyente en Cristo no quiera hacerse parte de esto, y menos si es un idolatra.

 

Alguien que no ha sido lavado de sus pecados con la sangre de Cristo, no entrara en el reino de los cielos.

 

Para que nadie crea que Cristo estaba hablando de gentiles idolatras que lo rechazan a Él, pero que ellos creen que tienen la ley de Dios y la están guardando.

 

Otros tal vez no son idolatras pero quieren tomar la ley que ni siquiera les fue dada a ellos para mentirse a sí mismos y a los demás, diciendo que la están guardando.  Y a nuestro Señor Jesucristo lo tienen como algo de segundo plano, han tomado las cosas al revés y eso es un engaño. 

 

¿Y desde cuándo para acá el engaño tiene poder para salvar a alguien?

 

La salvación es por gracia.  Efe. 2: 4-5.  El significado de la Gracia es don inmerecido, y la salvación tuvo que ser de esa manera porque en nuestra naturaleza humana corrompida, no tenemos la capacidad de poder hacer algo para merecer La Salvación.

Rom. 11: 5-6.  Asi también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.

Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia.  Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.

Hech. 15: 7-11. El Apóstol Pedro lo dijo claramente que también los judíos serian salvos por la gracia del Señor Jesús, lo mismo que los gentiles y no estaba incluyendo la ley.

 

Habiendo dejado atrás en cierta manera a la ley.  Rom. 10: 3-4.

 

¿Y qué fue lo que El Apóstol Pablo dijo en Gálatas 2: 15-21?  Hay quienes necesitan leer varias veces el verso 16 hasta que lo entiendan. 

 

Y noten lo que en el verso 19 dice: Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.

 

Y en el verso 21.  No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

 

Gal. 5: 18.  Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

 

Rom. 8: 2.  Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

 

3.  Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

 

4.  Para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

 

Juan. 5: 18-24.  Aun siendo judíos y aunque Dios les había dado la ley a ellos, Espiritualmente seguían muertos, por eso tenían que escuchar y de verdad creer La Palabra de nuestro Señor Jesucristo para pasar de muerte a vida.

 

¿A dónde quedan los pobres gentiles obstinados sin el Dios Verdadero, rechazando a Cristo como Salvador pero aferrados a una ley que Dios nunca les dio a ellos?

 

Ya lo he dicho y lo vuelvo a repetir, la única forma en que la ley puede funcionar en todo el mundo primero con judíos e incluyendo los gentiles, es que puede ser como un guía o un consejero, pero solamente para aquellos que se califican a sí mismos como pecadores totalmente perdidos sin esperanza y sin salvación; entonces el trabajo de la ley es guiarlos a Cristo.  Gal. 3: 21-26.  El verso 26 dice claramente que todos son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, no está diciendo que todos serán hijos de Dios por ser devotos de la ley de Moisés para guardarla.

 

La ley no funciona para lo que no fue escrita con aquellos que con mentiras enseñan que Dios les dio la ley a todo mundo, y mienten al decir que ellos la guardan.

 

1Juan 5: 19.  Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

 

Si el mundo entero está bajo el maligno, es porque rehúsan venir a los pies de Cristo para ser salvos, no porque no tengan la ley de Dios; y si acaso se jactan de tenerla, de todos modos son incapaces de guardarla.

 

Ni antes de Cristo, ni mucho menos después de Cristo, en ninguna parte La Biblia enseña que Dios haya tenido la intención de darles la ley también a los gentiles.

 

La ley nunca podrá funcionar en los necios que se aferran a decir que se están esforzando en guardarla  para salvarse.

 

Hech. 15: 7-18.  Al querer poner el yugo de la ley en los gentiles, es porque ellos nunca antes lo habían llevado.  Jacobo dijo en el verso 14 que Dios había visitado a los gentiles por primera vez, y eso significa lo mismo, que Dios nunca ni antes ni después, les dio ninguna ley a ellos.

 

Está claro que por primera vez, Dios abre totalmente la puerta a todos los gentiles por medio del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, y de eso ya hace casi 2000 años.

 

Y tienen que creer y aceptar que quien no acepte a Cristo como único y suficiente salvador, es candidato al fuego eterno, al menos que dejen su terquedad para venir a los pies de Cristo para ser salvos por gracia.

 

Quiero repetir esto: el significado de la gracia de Dios es Don Inmerecido.

 

Juan 10: 9.  Cristo es la puerta para la salvación, pero la única puerta, y ya bajo la gracia de Dios fuera de querer alcanzar la justificación por medio de guardar los mandamientos de la ley.

 

La ley solamente nos condenó a todos, pero Cristo vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.  Luc. 19: 10.

 

Y no quiere decir que yo no sepa o no acepte que en el Antiguo Testamento, Dios siempre busco el bien para aquellos gentiles que se hicieron prosélitos.

 

Pero si echamos un vistazo a la historia pasada, está claro que Dios no iba a ponerse de acuerdo con los paganos dándoles ninguna ley, antes los ahogó trayendo un diluvio sobre la tierra.

 

Después de la apostasía de Nimrod, tampoco Dios trata con paganos, sino que nada más escoge a un hombre, ese hombre fue Abraham.

 

Y después de eso, Dios tampoco se iba a poner de acuerdo con los de Sodoma y Gomorra, Adma y Zeboim dándoles algún tipo de mandamientos; sino que los destruyo con fuego porque no hubo en esas 4 ciudades 10 justos.  Gen. 18: 22-33;  Deu. 29: 23.

 

¿Si en esas 4 ciudades no había 10 justos, cuál disposición iban a tener para guardar cualquier mandamiento que Dios les diera?  Esa es la razón que Dios no les dio ningún mandamiento, simplemente los destruyo.

 

Juan 6: 28-29.  Hoy en día todos los que rechazan a Cristo tampoco están dispuestos a obedecer ningún mandamiento, ni siquiera algo tan simple como creer verdaderamente en Cristo, y luego quieran decir que los gentiles también tienen la ley de Dios y se esfuerzan en guardarla.

 

Y ya cuando estaba el pueblo judío, después que los saco de la esclavitud de Egipto lo que Dios les mando fue que tenían que destruir a toda esa raza, y el problema principal era la idolatría.

 

Después miramos que en lugar de que el pueblo de Dios cumpliera con el mandato, se volvieron idolatras igual que ellos.  Deu. 18: 9-14;  2Rey. 17: 14-20. 

 

Antes de que existiera el pueblo judío, Dios nunca le dio 10 mandamientos a nadie.

 

Por esa razón en Hech. 15: 14, ya miramos que Jacobo mencionando el testimonio del Apóstol Pedro cuando él les hablo de Cristo a los gentiles, les dijo que Dios los había visitado por primera vez.

 

Y por primera vez, es por primera vez, y por supuesto que tiene más valor La Palabra de Dios que la palabra de papas perversos católicos romanos, que dicen que la ley fue dada a ellos y que ellos son la iglesia verdadera; y la mayoría de la gente ha caído en la trampa del ecumenismo y se están uniendo y hundiendo con ellos.

 

Para que los verdaderos creyentes entiendan hasta qué punto se han comido el cuento católico, y también sepan que enseñar la verdad de que no estamos bajo la ley si no bajo la gracia, es mucho más que citar a Efesios 2: 8-9.

 

No vamos a negar que Dios puso autoridades que por ellos es detenida mucha maldad.  Rom. 13: 1-5.

 

1Tim. 4: 2.  También nos dio una conciencia que de hecho, ha sido cauterizada en la mayoría de los incrédulos y muchos que se dicen cristianos.

 

Es por esa misma conciencia cauterizada que ni pueden ni quieren entender que Dios no les dio ley a los gentiles, y por su conciencia cauterizada ni cuenta se dan del daño que se están haciendo así mismos, y al propósito de Dios para la salvación por la gracia de Cristo para aquellos que siguen perdidos.  Mat. 23: 15.

 

La Iglesia Verdadera son los salvos por medio del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, y los confirmados son los que por agradecimiento se apartan del mundo y sus malos deseos y pecados; no los que conforman este mundo perverso como es el catolicismo o ecumenismo; que no es otra cosa que catolicismo disfrazado.

 

Hech. 15: 19-29.  Esto mismo que acordaron aquí, también muestra que los gentiles nunca habían tenido ley, y no había razón para incluirla como un requisito para la salvación habiendo visto que el Espíritu Santo por la gracia de Dios también estaba trabajando con ellos.

 

Es bien importante que en los versos 19, y 20 de Hech. 15: que notes que las cosas que se acordaron o se les prohibieron a los gentiles, fue lo mismo que Dios por primera vez les dijo a Noé y a sus hijos, (que no comieran sangre)

 

Eso fue lo que se les dijo a los gentiles porque para ellos era como un nuevo comienzo, que de ahí en adelante ya no comieran sangre, y que se apartaran de los pecados en los que siempre ellos habían vivido. Como hoy en día la mayoría de ellos viven en el sexo ilícito, y el asqueroso pecado de la idolatría y el comer sangre es algo que nunca ha pasado de moda; especialmente si sabes lo que es la moronga.

 

La moronga es una comida hecha con la sangre del marrano.  Los gentiles nunca han dejado de comer eso, y creo que más entre los que son hispanos. 

 

Hech. 17: 30-31.  Si Dios ya les había pasado por alto los tiempos de esa ignorancia, 

 

¿De cuál ignorancia les iba a estar hablando Pablo, si antes ellos ya hubieran conocido la ley de Moisés?

 

Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgara al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

 

El juicio será para todo el mundo no porque todos tuvieron la ley de Dios y no la guardaron, sino por Cristo porque El sí fue crucificado para todo el mundo.

 

Rom. 2: 12-16.  Los que pecaron sin ley estos son los gentiles, y los que pecaron habiendo estado bajo la ley, estos son los judíos.

 

No son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán los justificados.

 

En el verso 14, dice que los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, que aunque no tenía ley eran ley para sí mismos. 

 

Los judíos se jactaban  de tener la ley de Moisés pero rechazaban a Cristo, y la ley de Moisés hablaba de Cristo.  Juan 5: 45-47;   Deu. 18: 9-15.

 

Pero los gentiles que no tenían ley estaban viniendo a los pies de Cristo, por esa razón Pablo decía que eran más hacedores de la ley los gentiles que los judíos.

 

Los gentiles habían entendido cual era la intención de la ley.

 

El verdadero intento de la ley era traer condenación, y servir como una disciplina preparatoria.

 

Los gentiles entendieron que sin Cristo estaban y permanecerían perdidos, porque la ley solo era un ministerio de muerte.  2Cor. 2: 6-9.

 

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.  Gálatas 3: 10.

 

Y no está diciendo que eran malditos por no permanecer en la ley para cumplirla.

 

Lo que está diciendo es que el no cumplirla era el no permanecer, y los judíos quedaron bajo maldición por no poder guardar la ley.

 

 

 

1Tim. 3: 16.  Dios fue manifestado en carne, es decir en la persona de nuestro Señor Jesucristo, y se les predico a los gentiles hasta en el tiempo de la gracia y no en el tiempo de la ley del Antiguo Testamento.

 

Mat. 22: 34-40.  Estos son los 2 más grandes mandamientos de donde depende toda la ley y los profetas. 

 

Puedo pensar que muchos gentiles que habían venido a Cristo para ser salvos, tenían mucho agradecimiento, y por lo tanto, estaban mostrando a Dios y al prójimo un amor genuino.

 

Rom. 13: 9-10.  No adulteraras: Pero casi todo mundo está al pendiente de quien se descuida para adulterar con el hombre o la mujer que no les pertenece.

 

No mataras: Entre la humanidad hay un rechazo de unos hacia los otros, y se odian los unos a los otros, y muchos miles de personas se están matando unos a otros.

 

No hurtaras: Se roban unos a otros, y los que dicen que no roban, estafan y disfrazan sus estafas con la palabra negocios.

 

No dirás falso testimonio: Se encubren en sus maldades y el daño que hacen a los demás, y si alguien los quiere descubrir, se defienden diciendo que es un falso testimonio.

 

No codiciaras: Todo mundo desea, todo mundo codicia, y esa ha sido la trampa que cada uno ha puesto delante de sí mismos que los hacen caer  en víctimas de los estafadores, y los gobiernos hacen leyes que protegen a los estafadores.  Pro. 1: 17-19.  

 

Esa es la realidad de sus vidas, pero luego en su religiosidad tienen la cara dura y con tanta hipocresía se han engañado solos, y ahora son víctimas del ecumenismo.  2Tim. 3: 13;  2Tes. 2: 10-12.

 

No, no hay forma de creer que gentiles idolatras, que pudieran estar guardando la ley pero al mismo tiempo, rechazando a Cristo como salvador.  Eso es un imposible y un gran engaño de satanás y el catolicismo romano.  Apo. 13: 4;  Apo. 17: 15-18. 

 

Hay quienes malentienden el verso de Rom. 2: 27, porque piensan que Pablo está diciendo que había gentiles que guardaban perfectamente la ley. 

 

Lo que Pablo dijo en el verso 27, lo dice así: Y el que físicamente es incircunciso pero guarda perfectamente la ley. 

 

Eso lo dijo por lo que antes ya había dicho en el verso 26, ahí dijo: Si pues el incircunciso  “guardare las ordenanzas de la ley”  eso es una mera suposición, dice si la guardare, por eso el verso 27 lo toma como un hecho de que si el incircunciso guarda perfectamente la ley.

 

Pero realmente Pablo no está diciendo que el incircunciso estuviera guardando la ley perfectamente.

 

En otras palabras en el verso 27, lo está tomando como un hecho de que el incircunciso guarda perfectamente la ley.

 

Pero en el verso 26, no lo toma como un hecho, sino como una suposición; de que si la guardare, no que la guardaba.

 

Es como si yo digo: Si yo pudiera volar un avión, y como yo se volar el avión voy a ir a visitar la tierra santa.  Pero yo no sé volar un avión y lo que es peor nunca lo sabré, pero al menos que yo me vuelva loco, entonces andaría diciendo por todas partes que yo sé cómo volar un avión.

 

Si volar un avión no es un imposible para todos, cumplir con las ordenanzas de la ley si es un imposible para todos, para los judíos y para los gentiles.

 

Por esa razón nadie debe sacar textos fuera del contexto, para que no mal entiendan La Biblia. 

 

¿O es que lo hacen a propósito?

 

Juan 6: 28-29.  ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?

 

Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

 

Si no pueden creer en Jesucristo como el único medio para su salvación, (Y DIJE UNICO,) eso es una blasfemia para Dios, poner a Jesucristo solo como parte del medio para la salvación.

 

Todos los falsos religiosos han enseñado que Nuestro Señor Jesucristo es indispensable para la salvación, pero que es impotente para salvar, o que no es suficiente salvador mientras que el hombre no se ajuste a guardar los mandamientos que la ley exige.

 

·        Cualquiera que esté haciendo eso, o que crea en eso, no les servirá de nada tratar de escudarse en la ley de Moisés.

 

·        Pueden irse olvidando de eso,  porque para nada les va a servir, La Salvación es únicamente Cristo; sin Él están perdidos.

 

La ley ha hecho su trabajo sirviéndoles como consejero o guía a los que reconocen que son impotentes para poderse salvar a sí mismos, tratando de cumplir con las exigencias de la ley; y por esa razón vienen rendidos a los pies de Cristo.

 

Efe. 2: 8-9. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es un don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe. 

 

Terrenalmente hay la raza judía, más aparte, cualquier otra raza que no es judía.  Pero también está La Verdadera Iglesia, que está compuesta de judíos y de cualquier otra raza no judía o que en La Biblia los llama pueblos; refiriéndose a los que no eran del pueblo escogido de Dios.  Lev. 20: 24 y 26.

 

Gal. 3: 26-29.  Estos versos son aplicados totalmente en el sentido Espiritual, como por ejemplo, podemos comparar estas escrituras con lo que dice en Mat. 22: 29-30. 

 

Pero Gal. 3: 28-29, no se pueden aplicar en un sentido literal o totalmente terrenal.  Porque quienes lo han hecho, han abierto la puerta de par en par a toda clase de confusiones y perversiones; especialmente en el orden de autoridad que Dios dio en el matrimonio o la diferencia que debe de haber entre un hombre y una mujer.  O para que mejor se entienda la diferencia que hay entre ambos sexos.  Es totalmente desordenado lo que han causado, especialmente en las instituciones principales que Dios creó como son el hogar y la Iglesia. 

 

Los enemigos de Dios han sacado provecho en el propósito que tienen de destruir el hogar y La Iglesia por la insensatez de los que se dicen ser cristianos, porque se han llenado de filosofías y rudimentos mundanales por no conocer Las Santas Escrituras o por la misma desobediencia.  Col. 2: 8. 

 

Rom. 11: 25.  El endurecimiento en parte que le aconteció a Israel, es que ellos rechazaron la gracia de Dios por aferrarse a una ley que Dios ya había dado por terminada, y que de ahí en adelante la justicia seria únicamente por Cristo.  Rom. 10: 3-4.

 

Todos sus enredos que han hecho, nada de esto ha tomado a Dios por sorpresa.  Si desde un principio toda la humanidad en los tiempos de Cristo hubiera entendido que la salvación era por gracia, eso sería decir que satanás nunca se interpuso entre Dios y el hombre para que ellos conocieran la verdad.

 

La ley que fue dada para despertar la conciencia del hombre y hacerlos reconocer que sin Cristo estaban perdidos, pero satanás torció el propósito y engañó a la humanidad haciéndole creer que si se esforzaba para guardar la ley se salvarían.  El tiempo se ha prolongado porque satanás ha usado la religión católica romana a los adventistas y muchas otras, pero en los planes de Dios hay un tiempo determinado para poner fin a este engaño.  Pero como dije, nada ha tomado a Dios por sorpresa. Dios ha dejado transcurrir el tiempo para que al fin, todos tengan lo que escogieron por creer a Dios, o por creer al diablo.  Pero al fin todos los condenados a nadie podrán culpar por no haber atendido al mensaje de Dios para su salvación, que es por gracia y no por las obras de la ley. 

 

Creo que las escrituras más fuertes que puedo mostrar para apoyar y terminar este estudio son:

 

Efesios 2: 11-13. 

 

Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircunciso por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

 

En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

 

Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

 

Es por Cristo, por la sangre de Cristo, que fuimos acercados a Dios, y los que pretenden acercarse a Dios por guardar la ley, siguen igual de alejados de la ciudadanía de Israel.  Si ahora no lo creen o no lo aceptan, un día sabrán que estaban equivocados.

 

Mateo 11: 12-13.  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

 

Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

 

Cristo lo dijo claramente que los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

 

Voy a repetir de nuevo Romanos 10: 3-4.  Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo para justicia a todo aquel que cree.

 

En cuanto este estudio, de donde, cuando y a quien fue dada la ley, y donde en cierta forma se detuvo; me pregunto yo: ¿Cuántos judíos y gentiles incrédulos, y hasta gentiles creyentes, han ignorado la justicia de Dios procurando establecer la suya propia?  Pero en esto último que voy a decir, quiero dirigirme  solamente a los verdaderos creyentes y no a los incrédulos.  ¿No creen que ya es tiempo de decir completamente la verdad al mundo, y no nada más citar a Efesios 2: 8-9?  FIN.