DIEZMOS OFRENDAS Y VERDADES QUE NADIE MENCIONAN

 

Introducción:

Uno de los temas más difíciles para enseñar es acerca de la responsabilidad financiera en La Iglesia, o lo que es ofrendas y diezmos, porque lo primero que piensan muchos de la congregación es que les quieren quitar el dinero.

Quiero comenzar escribiendo acerca de las responsabilidades que como humanos tenemos, para luego también enseñarles porque somos responsables por las cosas Espirituales.  Las necesidades corporales son proveer para nosotros mismos y para nuestras familias; vivienda, tener que comer y que vestir, entre otras.  Pero también están las necesidades del alma, que tienen que ver con los sentimientos, con las emociones, ya sea personales o de nuestra esposa y nuestros hijos que se mantengan en lo que es Espiritual ahora ya como Cristianos.  Vivimos en tiempos peligrosos donde la mayoría de los incrédulos, creen que ser hombres es mirar todas las cosas con indiferencia, mostrar dureza o rudeza y que nada les importe, de hecho algunas doctrinas de demonios les están enseñando que los hombres no tenemos emociones, pero miramos en la Biblia que El mismo nuestro Señor Jesucristo lloro, y no ha existido otro en toda la historia humana más hombre que El, pero con sus doctrinas de demonios han convertido a muchos en algo o alguien que no tiene sentimientos, quedando desligados de toda obligación, ya sea necesidades del alma o corporales económicas, hasta destruir los buenos sentimientos y las emociones de los que deberían de ser los seres más queridos, comenzando por sí mismos, y después de ellos ya sea Padres, Esposa, e Hijos, destruyendo todo aquello que se les cruce en su camino.  La verdad es que una actitud así no es porque sean tan hombres, más bien es porque no lo son.  Quien no podría nombrar a todos los que así se conducen como unos irresponsables.

Ahora nosotros como creyentes tenemos las mismas responsabilidades mencionadas arriba, necesidades del cuerpo y de nuestra alma que tenemos que suplir ayudados por Dios, y para todo se necesita el dinero.  Pero aparte de eso tenemos las necesidades y responsabilidades ESPIRITUALES, y también para esto se necesita el dinero, de manera que quien no supla para estas necesidades como miembro del cuerpo de Cristo que es La Iglesia, también se le puede llamar irresponsable de la misma manera que se le llamaría irresponsable cuando no supla para las de más necesidades en cualquier área de su vida terrenal.

Y si creemos que Dios bendice al hombre creyente que es diligente y responsable en cualquier área de la vida, con mayor razón también tendremos que creer que al hombre que aprende a ser responsable financieramente contribuyendo para lo Espiritual, Dios lo bendecirá.  Pero nadie fuerza a  nadie a hacer nada, es individualmente el creyente quien debe decidir aprender para hacerlo, y quien no aprenda, o no lo haga, ES UN IRRESPONSABLE.  Pero quiero que quede claro que un auténtico hombre de Dios, no te va a engañar como los falsos maestros lo hacen para robarte tu dinero.  Un verdadero hombre de Dios te va a enseñar lo que son tus responsabilidades, y eres tú mismo quien tienes que aprender y hacerlo por tu propia voluntad, de no ser así, te traerá pobreza Espiritual, y especialmente hablando de las riquezas eternas.  Y usando La Biblia les voy a ensañar porqué así es, comenzando por aquellos que creen que acerca  del diezmo ya no debe predicarse en el tiempo de la Iglesia.

Primero que nada quiero decirles que nunca he visto a un hombre que es irresponsable en las áreas de su vida terrenal, que no venga ruina sobre él y sobre toda su familia. 

De la misma manera sucederá  a aquellos que se dicen Cristianos, pero son irresponsables para con Dios en todo lo que tiene que ver con lo que es Espiritual, no serán bendecidos ni en esta vida, ni mucho menos por la eternidad.

Lo que escribí en este estudio es algo fuerte, si lo que lees aquí te encoleriza, solo tranquilízate y sigue leyendo, puede ser que aprendas algo que nadie te ha dicho.

Hablar de diezmos y de ofrendas a muchos les causa enojo, pero no hay que irnos a los extremos hablando mal los miembros de La Iglesia en contra del Pastor, y el Pastor en contra de los miembros, hay que ser justos y emparejar la balanza, lo cierto es que no hay lugar para ladrones en medio de la obra de Dios, ya sea un miembro de la congregación, o quien tenga el título de Pastor.  (1Cor. 5: 11) 

La obra de Dios se tiene que seguir haciendo, así que entre más honestos seamos, será mejor para todos.   

¿Es correcto predicar acerca del diezmo hoy en día, o no es correcto? 

Comencemos primero por mirar que dice La Biblia sobre las ofrendas.   

 

2Cor. 8: 1-5. Las Iglesias de Macedonia estaban pasando por tribulaciones de pobrezas, pero aun así pidieron con ruegos que les dejasen participar para ayudar a otros hermanos con sus ofrendas para sus necesidades.

Ellos dieron más allá de sus fuerzas, pero antes que eso, se dieron primeramente al Señor.

Pero para quienes se han dado al dinero y no se han dado al Señor, jamás podrán entenderlo del todo, porque esto es para personas que entienden lo Espiritual.

Una de las razones principales para ofrendar o no hacerlo, es si entienden lo Espiritual, o no lo entienden, el problema no es tanto su pobreza.

2Cor. 9: 1-5.  Pablo hablando a la Iglesia de los Corintios en los versos 1 y 2, les dice de su buena voluntad de ministración para los Santos, porque antes que su ofrenda primeramente tenía que tener voluntad para hacerlo, ahí es donde comienza todo porque todo lo que Dios demande sea lo que sea, si no es de voluntad, lo hagan o no lo hagan, es para perjuicio propio sea lo que sea.  Pro. 20: 25. 

Y en los versos 3, 4 y 5, les dijo que había mandado a otros hermanos para preparar su generosidad antes prometida, para que su ofrenda pareciera como eso, generosidad, y no una exigencia del Apóstol Pablo, y para que no los avergonzaran los  hermanos de Macedonia, que eran probablemente mucho más pobres que ellos.        

2Cor. 9: 6-12. Cada uno dé como propuso en su corazón.  Lo que alguien se propone en su propio corazón no es alguien más que le esté obligando a hacerlo, es el creyente individualmente quien decide hacerlo porque quiere obedecer La Palabra de Dios.  Exo. 25: 2.

Siempre que se trata de obligar a alguien, lo único que sucede es que se proponen en su corazón a no dar nada, ni un centavo de ofrendas.

Las ofrendas eran poner aparte algo cada primer día de la semana, según hubieren prosperado, o según lo que tenían, no lo que no tenían.  1Cor. 16: 2;  2Cor. 8: 9 y 12.

La pregunta que nos hacemos es, ¿Qué es escasamente, y que es generosamente?  Si yo preguntara esta pregunta a líderes que son movidos por el dinero y no por lo Espiritual, me dirían que generosamente son billetes grandes, y hasta hay quienes han dicho que la lealtad al Pastor se mide por los billetes si son chicos o si son grandes.  ¿De qué manera abran llegado a ese nivel de espiritualidad tan bajo?

Le lealtad y la fidelidad no se compra con dinero, y no se venden por dinero; cuando han llevado las cosas hasta ese extremo está claro que en eso no está Dios, porque lealtad y fidelidad deben de ser para Dios y no tanto para el hombre.  A Dios no se le puede comprar ni se le puede vender, el que se vende es el hombre, cuando los impíos tienen su favor por encima de los que son fieles, solo porque los impíos que se dicen ser “cristianos” dan billetes grandes.

Lo cierto es que una verdadera fidelidad y lealtad a Dios, no depende de una lealtad al Pastor, porque hay quienes pretenden ser leales al Pastor, cuando a veces tanto ellos como el Pastor saben claramente que delante de Dios no andan correctamente.

2Cor. 9: 7 – 15.  Si estas escrituras fueran las únicas en toda la Biblia que hablaran de ofrendar y si todos los creyentes las entendieran, sabrían la bendición que es ofrendar, pero la falta de entendimiento a despojado a muchos de esa bendición.

Dios ama al dador alegre, y si no es correcto dar con tristeza o por necesidad, mucho menos lo será si das enojado o criticando, porque es así como muchos dan sus ofrendas, y eso no es para bendición.

Antes que tu dinero primero tienes que darle tu corazón a Dios, y no estoy hablando de la salvación, porque la salvación es algo que recibiste, no algo que distes.  Muchos ya son salvos pero su egoísmo no los deja ver claro, porque siempre han estado dispuestos a recibir lo bueno de Dios, pero no el dar ni a Dios ni a nadie.  Pro. 23: 26.   

Para muchos les ha resultado muy cómodo el hecho de que Cristo los haya salvado, pero cuando Dios les demanda algo, entonces Dios ya no es bueno.

2Cor. 10: 17-18.  No es aprobado el que se alaba así mismo, sino aquel a quien Dios alaba.  La alabanza no es para nosotros, ni es tanto el levantar mucho al Pastor hablando maravillas de él, pero levantar poco o nada a Cristo.  Juan el Bautista dijo es necesario que El crezca y que yo mengue, pero lo que ha estado pasando en los últimos tiempos es que los Pastores crecen y crecen cada día más, mientras que Cristo para ellos esta menguando cada día más,  por eso es más que obvia la situación que tienen en varias de sus Iglesias.

Las jerarquías son lo mismo que lo que estaban haciendo los hijos de Eli, ellos no estaban aceptando la porción dada por Dios.  Deu. 18: 3;  Lev. 7: 31-34.

La grosura de los sacrificios era para Jehová.  Lev. 3: 16;  Lev. 17: 6;  Exo. 29: 13.

Pero ellos tomaban la carne por la fuerza, antes que hubiesen quemado la grosura para Jehová.  1Sam. 2: 15-16.

Así son las jerarquías hoy en día con las Iglesias, lo mejor de los sacrificios de los hermanos como lealtad y obediencia, alabanza y  adoración, o diezmos y ofrendas para la obra de Dios, en lugar de enseñarles que eso se lo deben a Dios, muchos líderes las están demandando para sí mismos, con una autoridad que no viene de Dios, y eso está destruyendo la obra de Dios.

Y las anarquías destruyen el orden de autoridad que un verdadero hombre de Dios tiene, autoridad que Dios le ha dado.  El Apóstol Pablo lo dijo claramente en  2Cor. 10: 8;  2Cor. 13: 10.

Recordemos que en Num. 16: 1-11, Coré, Datán y Abiram se los trago la tierra por querer tomar el lugar del sumo sacerdote Arón, y esto más que aplicarlo a que un creyente se revele en contra del Pastor, más bien es aplicable a que un Pastor quiera tomar el lugar que solo a Cristo le pertenece porque Cristo es El Sumo Sacerdote, ¿O es que alguien tiene dudas de eso?  Todo lo que hagas o no hagas en tu vida Cristiana habla del concepto que tú tienes de tu Salvador.

Tu puedes entender que no hay comparación de los sacerdotes Levíticos, con nuestro SUMO SACERDOTE QUE ES CRISTO.

Num. 16: 11, Moisés dijo pues Arón ¿Que es, para que contra el murmuréis?   

Exo. 32: 21-24. De acuerdo con estas escrituras hablando de líderes Espirituales en la actualidad, está claro que todo hombre por muy Espiritual que sea, siempre llega el momento en que no se porta a la altura, aunque después no lo quieran reconocer, y luego quieren hacer a Dios cómplice de sus pecados y faltas, porque ellos son los ungidos de Jehová.

¿Qué? ¿Que qué derecho tengo para hablar así?  Pues entonces háblenme de aquellos que creen que tienen todo el derecho de valerse de la unción de Dios, para hacer cosas donde no hay ninguna diferencia de como las hacen los impíos, y se declaran así mismos los intocables, porque después de todo creen que Dios los va a defender de las consecuencias de sus malas acciones, o de todos aquellos que quieran hacer algo en contra de las atrocidades que hacen.

No hace mucho leí un artículo que se titulaba lo que los Bautistas creen, la doctrina que tenemos los verdaderos Bautistas no es nuestra, Juan 7: 14-18.  Si Cristo mismo dijo eso, en donde quedamos nosotros. Si la doctrina fuera nuestra, nosotros los Bautistas estaríamos en problemas, igual que muchos hoy en día están en problemas.  En la escritura que acabamos de leer Cristo menciona 3 cosas bien importantes para saber si la doctrina es de Dios, o es de los Bautistas.

La primer cosa que Él dijo, fue que para conocer cuál es la doctrina de Dios, tiene que estar en ti el querer hacer la voluntad de Dios.

La segunda cosa que Él dijo, es que no podemos hablar por nuestra propia cuenta, porque eso muestra que la doctrina no viene de Dios.

La tercer cosa que Cristo dijo, fue que para que la doctrina sea de Dios, no debemos andar buscando nuestra propia gloria.

La cuarta cosa que Cristo dijo refiriéndose a El mismo, que el que buscaba la gloria del que le envió, este es verdadero y no hay injusticia en El.

Entonces doctrinalmente hablando, si buscas la Gloria de Dios, eso te identifica a ti como alguien que la doctrina que enseñas es de Dios, y no tanto porque sea doctrina tuya o de los Bautistas. 

¿Porque dime de qué manera podríamos querer hacer nuestra propia voluntad, hablar por nuestra propia cuenta, y buscar nuestra propia gloria, y todavía jactarnos de decir que tenemos la doctrina que viene de Dios?

Lo que he escrito aquí no es para echar abajo todo por lo que en toda mi vida Cristiana he luchado; es para que hagamos conciencia y no nos descuidemos porque la verdad es que hay jesuitas disfrazados de bautistas, que si no se han infiltrado entre los Fundamentales, si se puede notar que entre los verdaderos Bautistas Fundamentales, en medio del oro y la plata hay mucha escoria, y no me refiero tanto a las malas acciones de los creyentes que son débiles en la fe,  me estoy refiriendo a filosofías y principios mundanos que los enemigos de la fe han introducido en medio de nosotros, y cuando menos acuerdas miras a Pastores Bautistas Fundamentales diciendo y haciendo cosas que son anti bíblicas.  Col. 2: 8.   

Muchos han sido engañados, y los que no quieren examinarse para ver si esto es verdad, han sido los más afectados, y cualquiera pensaría que estos son de los más fieles de La Iglesia.  Aunque la escritura de Luc. 13: 22-30, no esté hablando exactamente de lo que voy a decir, puede ser aplicada a esto; muchos en lugar de creer en Cristo como su Salvador, han creído que porque son miembros de una Iglesia Bautista estarán en el reino de los cielos.  Otros que han creído que ellos son primero, serán los postreros; y muchos de los que estos aquí en el mundo los tuvieron como postreros en el reino de Dios serán los primeros. Y en todo caso cuando hay algo que se enseña y no va de acuerdo con La Biblia, Dios me ha dado libertad en El Espíritu para creer conforme El me valla enseñando.  1Juan 2: 20-21 y 27-28;  2Cor. 1: 20-21;  Rom. 8: 14-16;  1Cor. 7: 23.  Y no tengo porque mantener una cadena de engaño solo para complacer a quienes se han salido de la línea.  Gal. 1: 10.  Espero no haberles herido sus sentimientos, solo quiero que tomemos nota cada uno de nosotros y nos examinémonos, pudiera ser que no hemos estado tan bien como creíamos. 

 

1Sam. 26: 1-10.  Cuando el Rey David habló de no levantar la mano en contra el ungido de Jehová, fue porque Abisai quería matar al Rey Saúl.  En la actualidad cuando líderes hacen las cosas mal,   PERO BIEN MAL no hay dudas de ello, solo los necios se atreven a negarlo o a dar excusas, o excusar a quienes defienden solo por sus emociones, o por una aparente compasión.  Yo en lo personal, encuentro más compasión en alguien que intenta hacerle ver su error a otro, para que se arrepienta y reanude su comunión con Dios, que en otro que miente y tuerce La Biblia supuestamente para defenderlo, porque con eso solo prolongan más su falta de arrepentimiento, y de esa manera no estas ayudando a nadie.  Pro. 27: 5;  Pro. 28: 23.  En muchos de los casos para saber quién está mal, se tiene que tener un conocimiento en Las Santas Escrituras, si no mucho, por lo menos lo suficiente, (Mat. 15: 7-9) no con doctrinas o mandamientos de hombres, o por conceptos meramente personales.  En  ocasiones cuando algunos líderes, ya se han desviado del camino correcto y alguien intenta detenerlos, que no es algo que cualquiera pueda o deba hacerlo, aunque les diré que hay sus excepciones; en El Antiguo Testamento, Dios uso hasta una burra para frenar a Balaam.  (2Ped. 2: 15-16;  2Cor. 10: 3-6)  Conocí varios casos de algunos que intentaron detener a quienes habían hecho las cosas mal en su liderazgo,  y aun cuando les hablaron con respeto por su posición, luego ellos se defendieron aplicando la escritura de que David no levantó la mano en contra el ungido de Jehová, cuando no tiene nada que ver una cosa con la otra, pero lo hicieron para que los dejaran seguir torcidos. 

SAL. 9: 19-20.  Todos nosotros como creyentes o como líderes no somos más que hombres. 

1Sam. 16: 1-13.  No nos olvidemos de que el rey Saúl ya había sido desechado por Dios, y precisamente esa fue la razón de que David también ya era un ungido.  Pero en el Antiguo Testamento no todas los creyentes en Dios tenían El Espíritu De Dios en ellos, sino que nada más los Profetas, los Reyes, Sacerdotes y jueces, normalmente eran los que tenían El Espíritu de Dios; (mas ahora en el tiempo de la Iglesia) todo aquel que es un creyente en Cristo tiene la unción de Dios.  1Juan 2: 20-21 y 26-27;  2Cor. 1: 19-22; Efe. 1: 13.

No estoy diciendo que un Pastor no tiene una unción especial de parte de Dios. 1Tim. 4: 14;  2Tim. 1: 6.

Lo que estoy diciendo es que han enseñado mal cuando creen que un Pastor está por encima de todo y de todos, aun por encima de La Palabra de Dios al creer que esa unción especial que Dios les ha dado es para poder cometer toda clase de fechorías y ser intocables porque Dios los protege, si eso es lo que tú piensas, ESTAS MAL.  Gal. 6: 7-8.

Mat. 5: 6.  En toda mi vida Cristiana desde mi juventud he tratado de hablar por lo que es justo, y sin querer el mal para nadie, les diré que Sal. 105: 15, no está hablando en defensa para los Pastores como a muchos les han hecho creer.  Lean todo el Sal. 105: para que vean que ahí está hablando del pueblo de Israel cuando era un pueblo pequeño.  Ni tampoco Isa. 54: 17, está hablando en defensa para los Pastores ni mucho menos aquellos que han caído en desobediencia delante de Dios.  Lean todo el capítulo de Isaías 54: para que vean que está hablando de la nación de Israel una vez ya haya sido restaurada después de la tribulación ya en el milenio.  Esa creencia de pensar que esas escrituras hablan en defensa para los Pastores, lejos de darles temor a los siervos de nuestro Dios, les ha quitado el temor para pensar que son soberanos, y soberano nada más es Dios, entiendan eso, y una vez que lo entiendan no lo olviden. 

 

Dios nos creó con libre albedrio y libre expresión.  

Cada ser humano que Él ha creado, lo creó con libre albedrio, y no fueron los gobiernos humanos los que declararon la libertad de expresión que la mayor parte del tiempo solo la usan para lo malo. Fue Dios quien nos creó con libertad de expresión y especialmente cuando se usa para el bien, para decirles que las ideas tomadas de las filosofías mundanas para un gobierno de autoridad en las Iglesias, está destruyendo las mismas.  2Cor. 10: 3-6;  Col. 2: 4-8.

Un Pastor de acuerdo con la Verdad de Dios, no está por encima de todos los miembros de la Iglesia, al grado de que piensen de ellos como algo insignificante, que no tienen derecho ni siquiera a dar una opinión, especialmente los que son maduros y fieles. 

De acuerdo con Efe. 4: 11-15, alguien ha fracasado; o son los Pastores y Maestros que no han sido capases de entrenar Cristianos fieles que sigan a Cristo por su propia cuenta, sin necesidad de la dirección de un hombre, excepto El Espíritu Santo, o los miembros de Las Iglesias no han sido capases de poder aprender para entender Las Santas escrituras y obedecerlas, que tienen que hacerse viejos sin poder llegar a alcanzar una madures Espiritual.  Pero yo más bien creo que les han hecho creer que ellos no pueden ser capases de poder entender las Escrituras.  Eso me recuerda que antes de ser salvo yo escuchaba eso en la religión más grande y más perversa del mundo.  1Juan 2: 27. 

No estoy hablando de que en una Iglesia local alguien pueda usurpar la posición del Pastor; lo que estoy diciendo es que en una Iglesia que es del Señor tiene que haber hermanos que por lo menos tengan la oportunidad de pensar y seguir a Cristo por su propia cuenta. Pero si algún Pastor se enoja por lo que yo he escrito aquí, y cree que nadie puede ser seguidor de Cristo por su propia cuenta, fiel asistiendo a La Iglesia y trabajando para El Señor sin que alguien más lo tenga que guiar como a un niño de 6 años, ese Pastor no es diferente al papa y los sacerdotes católicos paganos y Romanos.  Tienen un concepto muy falso de lo que es la autoridad en La Iglesia, en La misma Bibliahay Escrituras donde buenos hombres protestaron aun delante de Dios, cuando Dios les mando algo o cuando Dios quería hacer algo, y ni siquiera El mismo Dios se los tomo a mal cuando ellos protestaron.  Eze. 4: 10-15;  Exo. 32: 7-14. La verdad es que Dios no es un obstinado, o de la manera que algunos lo han figurado en sus mentes carnales o corrompidas y torcidas.  Dios no obliga a nadie a hacer nada, Dios quiere que voluntariamente toda persona humana le dé su corazón, cuando en lugar de darle el corazón a Dios se lo dan al diablo.  Todos los que no han sido salvos deben de saber que de parte de Dios, el diablo ya está sentenciado y tiene su juicio, y con el irán todos sus seguidores.                                                 

Y les diré algo a todos los que son líderes y alteran Las Escrituras porque creen que de esa manera podrán defenderse en contra de los miembros que ellos creen que son unos rebeldes.  Su mejor defensa es la fidelidad y lealtad a Dios, un buen testimonio, y una integridad intachable es su mejor defensa, para que ya dejen de actuar en insensatez.

Pero ahora volviendo a lo que dice La Biblia acerca de los sacerdotes Levitas, Heb. 7: 28, porque la ley constituye sumos sacerdotes a  DEBILES HOMBRES,  y antes y ahora no somos más que débiles hombres delante de Dios,  ¿Por qué tanto orgullo y tanta soberbia en muchos de los lideres?  Job 4: 18-21.

Heb. 7: 26-27, NUESTRO SUMO SACERDOTE AHORA ES CRISTO, Y NADIE NI DE BROMA, PUEDE TOMAR SU LUGAR, NO LO OLVIDEN.  Rom. 1: 21-23.     

Las Iglesias tienen que estar preparadas para recibir a Cristo en su venida, pero siguiendo la corriente del mundo parece como si quisieran prepararlas para recibir a alguien más, porque están ejerciendo una autoridad posesiva conforme el mundo la tiene, porque la reclaman con soberbia, y no conforme a lo que Cristo dijo en Mat. 20: 20-28; y en 1Ped. 5: 1-4; y Heb. 13: 17-22.

Han confundido el autocontrol con la autoridad, creen que la autoridad tiene que ser posesiva, o imponer su voluntad ante los de más este bien o este mal.  Hech. 9: 1-2;  Hech. 9: 13-14. La autoridad que Saulo de Tarso tenia antes de ser un creyente, era una autoridad mundana del diablo, la autoridad que un líder creyente en Cristo tiene, es una autoridad Verdadera edifica, da buenos frutos, el autocontrol trae resentimiento de los abusados para sus abusadores, y destruye las almas tanto de los abusadores como de los que son abusados, físico y mentalmente; ya no digo Espiritualmente porque El Espíritu Santo no trabaja de tal manera. A Él no le podemos atribuir algo tan bajo, la verdad es que para disciplinar a alguien no tiene uno que portarse como un patán con ninguno, ni nadie de sus semejantes, o con los que lo rodean,  pero para quienes han hecho así toda su vida, será muy difícil que lo entiendan.

La humildad, o la soberbia de los líderes, se dejara notar en la actitud que tomen los líderes que lean lo siguiente, digo, si es que alguien lo lee.

Yo me pregunto:  ¿Por qué todo mundo demanda obediencia de los seguidores que más bien deberían de ser seguidores de Cristo y no de un hombre,  y reclaman esa obediencia con palabras violentas, pero nadie habla nada en contra de la soberbia, y el abuso del poder? Y lo que es más, cuando alguien menciona algo al respecto son tan necios que dicen que si ellos están mal, Dios se va a encargar de ellos, cuando La Palabra de Dios ya dice claramente quien está bien y quien está mal.   entre los líderes se conocen claramente unos con otros y saben dónde están mal pero se hacen los desentendidos, y ninguno se atreve a decírselo al otro argumentando que ningún líder debe intervenir con el otro, pero si pueden ir a otra Iglesia local de nuestro Señor, donde está encargado otro líder, y con la excusa de la predicación pueden hasta insultarlos, como si ellos fueran los dueños de La iglesia, y de esa manera están dando a entender que los líderes son intocables, pero no así los que no son líderes, o simples seguidores del Señor según ellos. ¿Si ese no es el mismo sistema que los mundanos usan en su autoridad, entonces alguien que me diga que es?  Porque eso de Dios no viene.  ¿Y si eso no es contribuir a la destrucción de las Iglesia, entonces qué es?  Si es verdad que ningún líder debe de intervenir con el otro, ¿Por qué El Apóstol Pablo, reprendió al  Apóstol Pedro?  gal. 2: 11-14.  Y si es verdad que El Apóstol Pablo era obediente y se sujetaba al liderazgo de La Iglesia de Jerusalén, como muchas jerarquías de Iglesias actualmente lo han enseñado, ¿Cómo iba a reprender, Pablo a Pedro? Y  para que nadie responda como un necio a esto, entiendan que lo que La Biblia dice es la Verdad de Dios.  Y el sistema del mundo la mentira del  diablo.  En La Biblia están todos los principios que Dios quiere enseñar a su Iglesia, todo lo que he escrito aquí no son solo argumento de alguien que sin duda a los que no les conviene pensaran que lo escribió un rebelde.  Pero el problema es que a estas alturas la verdad ha venido a ser como la mentira, y la mentira como la verdad, estoy hablando de verdades que están en la biblia, pero que nunca se mencionan.  Gal. 4: 16.

Aquí están algunas de las escrituras que muestran claramente, que El Apóstol Pablo no era de la jerarquía imaginaria de Jerusalén, que por su propia conveniencia algunos enseñan.  GALATAS 1: 1-24;  GALATAS 2: 1-14;  1CORINTIOS 7: 23.  Hay suficientes escrituras para saber que el Apóstol Pablo estaba sujeto a la autoridad de Dios sin intermediarios, lo demostró claramente Atravez de toda la vida de él.  2Cor. 11: 18-31. esto debería de ser suficiente para que  dejaran las creencias de filosofías y jerarquías que vienen del catolicismo romano, por no decir del mismo infierno.  El Apóstol Pablo fue una oveja del Señor, no un borrego de los hombres. después de nuestro Señor Jesucristo, nosotros los gentiles deberíamos de estar bien agradecidos con El Apóstol Pablo; para que en lugar de eso, ahora en sus doctrinas estén enseñando cosas que no están en La Biblia.  Él fue el hombre que Dios escogió para ser Apóstol nuestro, y en todas sus epístolas se expresa claramente de que ni ahora ni nunca, El estaría de acuerdo con todas las cosas torcidas que se hacen.  1Tim. 2: 7;  Gal. 1: 15-16;  Rom. 11: 13. 

Muchos no han entendido que por culpa de hombres perversos, ahora tienen metido entre las venas el pensar que la adoración a hombres es adorar a Dios.  Esa es la razón que también al hablar de diezmos y de ofrendas, no han entendido para quien lo están haciendo, si para Dios o para los hombres, por eso hay tanta controversia y tanta critica, aun entre el mismo pueblo de Dios.

¿Qué concepto tienes al dar tus ofrendas, y pagar tus diezmos?  ¿Para quién crees que lo estás haciendo, para el Pastor, o para Dios?

Lo cierto es que especialmente en Iglesias grandes, si después de pagar las cuentas que son para la mantención del edificio, (o cualquier otra cuenta ya sea gasolina etc.) y todavía queda más que suficiente para que el Pastor viva no como un rico, pero que por lo menos no le falte nada en sus necesidades; y él no se conforma y en lugar de ayudar a los necesitados de La Iglesia del Señor, (o mandar misioneros a otros países,) comienza a engordarse el solo y a acumular bienes materiales, lo que finalmente viene pasando es que la Iglesia detiene su mano de dar por culpa de un solo hombre, porque esa ya no es la obra de Dios.  Dios no es un egoísta,y cuando la mano de Dios se aleja de algún lugar, o bien se corrompen, o esa Iglesia deja de existir.   Apo. 2: 4-5; compáralo con, Apo. 1: 19-20, los candeleros son Iglesias, y Dios les ha quitado el derecho de ser una Iglesia Verdadera.

Pero si el Pastor y muchos hermanos se unen para serles de bendición a otros únete a ellos también, porque Dios está trabajando en su Iglesia, no sea que te quedes sin su bendición, el propósito de Dios al demandar algo de ti no es despojarte de lo que tienes, sino bendecirte más.

Y especialmente una Iglesia que es bien pequeña, y muy apenas está sobreviviendo, y el Pastor no tiene como sostenerse y está trabajando en la obra de Dios y es honesto, tú debes esforzarte para ayudar financieramente a la obra de Dios, porque si esforzándote puedes hacerlo y no lo haces, Dios te lo va a cobrar a ti.   

Luc. 21: 1-6.  Estas escrituras descubren a quienes no están en el ministerio por lo Espiritual, o tienen una vista muy pobre de lo que es Espiritual, porque tienen favoritismo para los que tienen posesiones materiales aunque sean de lo más carnales, y menosprecian al pobre, al no tener ni los ojos ni la mente para ver y pensar en la fidelidad y sinceridad de aquellos que no dan de lo que les sobra.

La viuda pobre no tenía ninguna razón para gloriarse por la cantidad que dio, porque no se comparaba a lo que daban los ricos, por eso a nuestro señor le agrado su ofrenda.  Mat. 6: 3-4.

Tampoco ella podía saber que nuestro Señor Jesucristo sabía que ella estaba dando todo lo que tenía, para que hubiere dado su ofrenda de la manera como hacen los hipócritas.  Mat. 6: 2.

Ni estaba haciendo un sacrificio, o dando haciendo una evaluación de sus posesiones para dar lo más malo, o lo peor, ella lo entrego todo.  Mal. 1: 6-8.

Y no creo que alguien sea tan necio como para que diga que nuestro Padre no está demandando lo mismo de sus hijos, tanto en el Antiguo testamento como en el Nuevo Testamento.

A Dios no le agradan las sobras, así que de la manera que nosotros ofrendamos, habla mucho del concepto que tenemos de nuestro Dios, o que es lo que son nuestras prioridades.

Realmente lo que significa escasamente o generosamente, dependerá de tu fe en tu Señor, y el agradecimiento que tengas en tu corazón, o el que no tengas al estar ofrendando, o al hacerlo con un corazón mezquino.  Isa. 32: 5-8.

Pequeñas ofrendas o grandes ofrendas, pero con un corazón mezquino: no es que tanto das sino con cuanto te quedas, y si estas contento con lo que te quedas ya sea poco o mucho, porque aquellos que tienen amor al dinero nunca están satisfechos.  1Tim. 6: 8-12.

El corazón de alguien que es generoso, entiende que ayudando a los hermanos más necesitados es estar cerca de Dios, porque la verdad es que ahí está su corazón, y el que no tiene un corazón generoso no entiende nada de cómo es que Dios piensa.  Deu. 15: 7-11;  Mat. 11: 4-5, en estas escrituras está claro que tanto en el Antiguo Testamento como en el nuevo, Dios quiere tener cuidado de los pobres, y especialmente que en este tiempo conozcan y acepte el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, y para lograrlo se necesita el dinero, ¿O quien no sabe eso?

Luc. 16: 14-15.  Quienes prefieran la avaricia pueden quedarse con ella, pero no la divulguen estropeando la fe de aquellos que saben cuál es el deseo del corazón de Dios.  Ellos tienen fe para creer que Dios es galardonador de los que hacen su voluntad.  Heb. 11: 6.

Hay muchos hermanos en Cristo que tienen grande fe, que aunque no sirven a Dios por algún interés sino por agradecimiento, entienden claramente que Dios habla de grandes recompensas que tendrán en los cielos, así que todo está dependiendo de dónde has depositado tu fe, si en las cosas terrenales, o en las celestiales.

El problema es la condición de la Iglesia que tienen una mirada hipnotizada con los ojos puestos en lo terrenal, y para el cielo no pueden alzar sus ojos.     

Jamás podrán mirar las cosas iguales los que están mirando hacia abajo a las riquezas de la tierra, y los que están mirando hacia arriba los tesoros en los cielos.  Heb. 11: 23-26;  Mat. 6: 19-21. 

ISA. 61: 1-2;  LUC. 4: 18-19.  COMO PUEDES MIRAR, LAS DOS ESCRITURAS HABLAN DE LO MISMO, O MEJOR DICHO ES LA PROFECIA, Y EL CUMPLIMIENTO DE LA PROFECIA DE ISAIAS. ESTO SE TRADUCE EN ALMAS SALVAS PARA EL TIEMPO DE LA IGLESIA.

Y para ti que crees que ya no se debe de enseñar del diezmo, lo que ya has leído hasta horita debería de enseñarte que estas equivocado, pero si no te has convencido solo lee el estudio hasta el final.

Mal. 3: 8-10.  Primeramente según el libro de Malaquías el diezmo no se daba, el diezmo se pagaba, porque no se puede decir que estaban robando de algo que era de ellos, la verdad es que se estaban adueñando de lo que era de Dios.   

Gal. 3: 10 y 13.  En esas escrituras también se menciona una maldición. Hay quienes dicen que Cristo nos redimió de la maldición de la ley, y que el diezmo es parte de la ley.

En primer lugar las maldiciones mencionadas en Malaquías y Gálatas, son totalmente distintas la una de la otra, una tiene que ver con la maldición de ser condenado al infierno. 

La otra tiene que ver con la maldición de no tener el sustento de cada día, o no tener abundancia, en muchos de los casos, por causa de lo que Dios demanda y no se le obedece.  

Ser infieles a Dios acarrea maldición, no de ser condenados, pero si trae ruina sobre las familias dejando sus vidas infructíferas, y eternamente sin recompensas, si Dios te demanda algo y no lo haces; así tenga que ver con tu dinero o con cualquier otra cosa que Dios demande de ti, lo digo para que aquellos que me conocen, luego no vayan a decir que estoy muy interesado en su dinero.

Y Dios no demanda nada de los que no son sus hijos, excepto que se arrepientan.  Hech. 17: 30-31.  Pero hay quienes aman más al dinero que a su propia alma, porque preferirán irse al infierno antes que pensar que ellos pudieran dar un solo centavo, así que ellos mismos le han puesto el valor a su propia alma, pero eso no es lo que Cristo dijo en Mar. 8: 36.

En toda mi vida Cristiana he sabido de unos cuantos que en ocasiones decidieron no pagar más el diezmo, sino que se fueron por encima de lo que les pertenecía pagar.

De estos mismos son los que dicen que no creen en el diezmo porque son generosos, pero deberían de  ser más específicos por causa de los avaros.  Luc. 16: 1-15.

Pero también puede haber aquellos, que se esconden detrás de esa mascara de ser generosos con los necesitados de vez en cuando, dándoles una gran ayuda porque eso les sale mucho más barato que si pagaran sus diezmos de todo lo que ganan, pero no olvides  que lo barato te puede salir caro, porque a Dios no se le puede engañar.

Por cierto hay quienes tienen malas situaciones en su vida, pero no quieren reconocer que ha sido Dios quien se las ha estado cobrando.

Las excusas que dan los avaros para no pagar los diezmos, es que el diezmo pertenece al Antiguo Testamento, o a la ley.  

La primera vez que se menciona el diezmo, fue mucho antes de que Dios le diera la ley a Moisés.  Gen. 14: 20.  

Y también es cierto que el diezmo se menciona en la ley. Heb. 7: 5;  Núm. 18: 21;  Neh. 10: 38-39.

Pero con la Biblia te voy a probar que el diezmo también es parte de nuestra vida Cristiana hoy en día en el tiempo de La Iglesia, y no solo algo que pertenece al tiempo pasado de la ley dada a Moisés.

En el Antiguo Testamento en el tiempo de la Ley, ¿Que era darle el diezmo a Jehová?  Lev. 27: 30-32. 

Num. 18: 20-32. Los Levitas tenían que pagar el diezmo de los diezmos que los israelitas les traían.   

Y del verso 21, es de donde muchos han tomado la piedad como fuente de ganancia, y se han enriquecido, porque solo toman de Las Escrituras lo que en su avaricia creen que les conviene, pero en el verso 20, está claro que los Levitas no iban a tener heredad entre los hijos de Israel, así que no hay nada en La Biblia que diga que todo el diezmo es para que el Pastor se haga rico.

La manera de pagar sus diezmos.

Deu. 14: 22-29;  Deu. 26: 12-14.  De acuerdo con estas escrituras, tenían que compartir alegrándose y comiendo con los Levitas en el lugar que Jehová escogiere, y si ese lugar les quedaba muy lejos, tenían que vender el diezmo para ir allá, al lugar que Jehová escogiere, y comprar lo que desearan para darles a los levitas y comer y gozarse con ellos.

Al final de cada tres años el último año de los tres, guardaban el diezmo de ese año en sus ciudades, para que viniera el Levita, el extranjero, el huérfano, y la viuda y comieran con ellos y se saciaran.  Pro. 19: 17;  Pro. 28: 27.  Entonces el diezmo era para el  sustento de los Levitas y sus familias, y para compartirlo con los necesitados, que es un modelo de lo que la Iglesia de Dios  debe de ser hoy en día, y que en muchos de los casos no es, porque un solo hombre se está engordando quedándose con todo. 

¡Cuánto daño han hecho a la Iglesia de Cristo, charlatanes y ladrones!  Por eso es que verdaderos Pastores, y Misioneros batallan tanto hoy en día para poder seguir adelante haciendo la obra de Dios.

Deseo de todo corazón que lo que aquí escribo, este lo suficientemente claro para poder ayudar a la causa, y entiendan que La Palabra de Dios no es algo injusto como lo que la han hecho parecer los enemigos de Cristo, y de su Iglesia, y entiendan que la obra de Dios se tiene que seguir haciendo aun en este tiempo, por eso todos los miembros de toda Iglesias locales entiendan eso, y los líderes que se han llenado los dos puños suéltenlo porque no es todo de ustedes.  Estoy hablando a aquellos líderes en Iglesias que se supone son las verdaderas Iglesias, y que se han descuidado, porque si estas son las verdaderas Iglesias, ¿Cómo serán las falsas?  Se supone que El Espíritu Santo quiere darnos inteligencia, para entender que no debemos de dar ocasión para que el nombre de Dios sea blasfemado entre sus enemigos, pero creo que hay Pastores que no están escuchando la voz del Espíritu Santo.

Tal vez alguien pueda decir que quien creo que soy para que me ponga a escribir esto, si usted que dice que conoce La Grandeza de Dios, pero no le tiene ningún temor porque no obedece su Palabra, ¿Para que le sirve saber quién es alguien tan insignificante como yo, ante la grandeza de usted?

En los libros de las finanzas de La Iglesia se necesitan cuentas claras, no cuentas turbias, para evitar que la obra de Dios sea atacada por los enemigos de Dios, y también para evitar que la obra de Dios sea atacada por aquellos que a veces ya no sabes si son hermanos y amigos, o enemigos. Si somos de la verdad, actuemos en  la verdad, no como necios.  Proverbios 23: 4-11.

 

Deu. 12: 1-18. Y en el verso 19  Dice, ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra.

¿Quién está en lugar de los levitas ahora?  Heb. 7: 8.  Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. 

Si Cristo vive hoy en día debes de pagar tus diezmos, si Cristo está muerto entonces no tienes por qué pagar nada, y si no entiendes lo que escribo aquí pídele a Dios que te abra el entendimiento, y puedes leerlo de nuevo.

O alguien que me diga si no es Cristo mismo, el más interesado en que se predique su evangelio.  Mira lo que el Apóstol Pablo dijo a los Gálatas en Gal. 1: 10-12; y Rom. 1: 16.

Y si Dios estaba interesado en que se hiciera su obra nada más en el antiguo testamento, pero no ahora, entonces el diezmo no es para este tiempo.

Aunque el libro de los Hebreos fue escrito a ellos mismos, a los Hebreos, hay que notar que en Heb. 4: 10, habla de los que entramos en su reposo y se refiere a la salvación que también como gentiles en Cristo ya tenemos.

Si tu das testimonio de que Cristo dio su vida por ti, derramando su sangre en una cruz, pero hablas en contra de buenos Pastores que enseñan a sus Iglesias acerca de diezmar y ofrendar, debería de darte vergüenza decir que ya eres salvo, porque Cristo no es ningún avaro.  2CORINTIOS 8: 9.

Y si tú no has entrado en su reposo del que habla Heb. 4: 10, no te preocupes por los diezmos, mejor preocúpate por entrar en su reposo para que puedas ir al cielo cuando tu mueras, y después de eso tienes que aprender y obedecer lo que Dios demanda de ti, si es que quieres tener tesoros en los cielos.

Pagar diezmos, o dar primicias u ofrendas, nada de esto te salvara si no vienes a Cristo.

Los diezmos y las ofrendas no se demandan de incrédulos, porque ellos no se han dado al Señor.  Nadie, ningún religioso sin Cristo, se puede justificar por pagar lo que Dios no le ha demandado.  Luc. 18: 10-14.

Dios se propició a mi pecador = favorable o inclinado a hacerle el bien, que fue exactamente lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz.  1Tim. 2: 3-5.

Es incorrecto recibir diezmos de inconversos, pero los Pastores hoy en día reciben los diezmos de quien sea, porque más que integridad, lo que les importa es el dinero.  Deu. 23: 17-18.

O reciben diezmos de quienes se dicen cristianos, y son estafadores o defraudan en su salario a sus trabajadores, y los Pastores nada predican en contra de esto.  Mal. 3: 5;  Pro. 22: 22-23;  Isa. 10: 1-3;  Isa. 58: 3;  Stg. 5: 1-6. 

Y no me salgan con que esto es para los del Antiguo Testamento, igual que lo que dicen tocante al diezmo.  

La justicia o la avaricia del creyente se pueden mirar en hacia donde se inclina su corazón, ¿Aman más a Dios, o aman más al dinero?  1Tim. 6: 10.

Lo triste es que haya creyentes con esa misma actitud de avaricia, igual que los fariseos que había cuando Cristo anduvo aquí en la tierra, porque son unos mal agradecidos.  Luc. 16: 14-15.

Mar. 10: 17-27.  Cristo dijo al hombre rico que si vendía sus bienes y los repartía a los pobres tendría tesoros en el cielo, no le dijo que vendiera sus bienes y los repartiera a los pobres para poder ir al cielo.

Si el hombre rico hubiera hecho eso, seria porque ya creía que iba al cielo cuando el muriera.

Para ir al cielo basta una sola obra, y no tiene que ver con nuestras obras muertas, o con nuestro dinero.  Juan 6: 28-29.    

Nuestros diezmos y ofrendas deben de ser usados para predicar un Cristo vivo, no un cristo muerto, El resucitó recuerda eso.

Los Pastores que se han guardado en integridad son los que están haciendo el trabajo Espiritual, al igual que los Levitas cumplían con el trabajo Espiritual en el Antiguo Testamento con el pueblo de Israel, los Pastores predican y enseñan hoy en día a la Iglesia,  ¿Y qué es la Iglesia?  1Cor. 12: 25-27. 

Nuestro único y sumo sacerdote es Cristo, y lo que hagas a los hijos de Dios se lo haces a Él.  Mat. 25: 40 y 45.  Y no me digan que esto es cosa solamente de la ley de Moisés.

Ruego a Dios que sea quien sea, les habrá el entendimiento para ver si aprenden algo, y así dejen de estropear la fe de otros.

1Tim. 5: 17-18.  ¿A quién se refiere el Nuevo Testamento cuando dice, los ancianos que gobiernan bien, y digno es el obrero de su salario? 1Cor. 9: 7-14.

1Cor. 15: 1-4.  Pero una cosa es el sostén de cada día, por trabajar anunciando el único evangelio Bíblico que debe de ser predicado y ser digno de su salario.   

Y otra cosa muy distinta es enriquecerse con El Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, o predicar un falso evangelio.   (CHARLATANES, LADRONES)  TITO 1: 10-11   

Si alguien que se dice ser un pastor, pero no muestra integridad y está metiendo las manos donde no debe, y vive una vida doble, espero que también alguien le dé un pico y una pala para que se vaya a trabajar, y así no traiga vergüenza al nombre de Cristo. 

Si alguien cree que no debo de escribir así, solo quiero decir que por su culpa el nombre de Dios ha sido blasfemado entre sus enemigos, y es verdad que Dios se encargara de ellos tarde que temprano, o en el tribunal de Cristo, mientras tanto tenemos que usar La Palabra de Dios para decirlo y que desistan de tanto mal que hacen.  Cuantos Cristianos se han ido al mundo y han quedado con vidas infructíferas por su culpa, cuantos estarán en el infierno por culpa de sus malos testimonios, alguien tiene que decir la verdad tal y como es sin rodeos, y ya dejen de ser paleros unos con otros.

Para quien son verdaderos cristianos y han vivido la vida Cristiana como es, ninguno de ellos puede negar que más bien aventurada cosa es dar que recibir.  Hech. 20: 34-35.

Lev. 27: 30-32;  Num. 18: 21;  Luc. 2: 49.  Los negocios de nuestro Dios son las almas perdidas, no que te llenes de riquezas mundanas. 

Mat. 6: 19-21.  Donde más les duele es allí donde tienen su corazón.

Si eres un hijo de Dios debes de tener los deseos que Dios tiene, y debes de saber que la desobediencia a La Palabra de Dios no es para bendición, así haya sido en el Antiguo Testamento, o lo que es ahora en el Nuevo Testamento, nadie ha escapado a su responsabilidad como creyente y le ha ido bien, La Palabra de Dios así lo enseña desde Génesis hasta Apocalipsis, no está separado, o no esta desligado El antiguo Testamento del nuevo Testamento, toda es Palabra de Dios y no hay contradicciones en Ella.   

Neh. 10: 37-39;  Neh. 13: 10-12.  En lugar de pagar sus diezmos y no abandonar la casa de Dios, estaban abandonando la casa de Dios para no pagar sus diezmos.

Y los Sacerdotes tenían que dejar sus ministerios, porque no tenían como sostenerse.

No es diferente hoy en día, por culpa de ladrones que se hacen pasar por pastores, y alguno que otro Pastor que está haciéndose rico sacándole provecho a la piedad.  Hay quienes se dicen ser Pastores, y no contribuyen de lo propio para ayudar a otros, porque cuando lo hacen, lo hacen con dinero de los hermanos y no de ellos mismos, pero sí tienen propiedades registradas a su nombre, abundancia de todo, mientras que miembros de sus propias Iglesias padecen de hambre; aún sus propios misioneros dejan el ministerio porque no tienen como sostenerse económicamente.

La Palabra de Dios es clara y habla de ayudar a los más desvalidos como se hacía en el Antiguo Testamento, que hoy en día son los hermanos necesitados, que por accidentes o enfermedades no pueden trabajar, o los que son honestos y trabajan pero lo que ganan no les alcanza para pagar sus cuentas, pero para los que pueden trabajar y no quieren porque son mañosos aquí tienes a  2Tes. 3: 7-12.

 

Fil. 4: 17.  No es que busque dadivas, si no que busco fruto que abunde en vuestra cuenta, está sola escritura debería de ser suficiente para entender el propósito, y la buena voluntad de Dios.  

El Apóstol Pablo en esa escritura, no se está refiriendo a una cuenta de ahorros terrenal, se está refiriendo a que él quiere que abunde el fruto en tu cuenta del cielo.

En Mat. 23: 23, Jesús menciona el diezmo de los fariseos, y les dice que habían dejado lo más importante de la ley, que era la justicia, la misericordia y la fe, y les dice que eso era necesario hacer sin dejar de hacer lo que ya estaban haciendo que era todo lo que ellos diezmaban. Cristo no les dijo a los fariseos que diezmar ya era cosa del pasado, sino que lo recalco de nuevo, y eso ya está en el Nuevo Testamento, y si eso les dijo a los fariseos, con mayor razón se lo está diciendo a La Iglesia, que no dejen de diezmar para seguir anunciando a los pecadores a Cristo, quien cumplió toda la ley por ellos.

Solamente 5 capítulos antes de Mat. 23: Jesús menciona la iglesia en Mat. 18: 17, y en el verso 20les dice que donde estén dos o tres congregados en su nombre allí estará El, por eso Heb. 7: 8 dice que Cristo vive y es El quien recibe los diezmos, por los Pastores que han sido honestos y continúan predicando el evangelio de Cristo.

Gen. 49: 10;  Hageo 2: 7;  Zac. 6: 12. Dan. 2: 44.  El Dios del cielo levantara un reino que no será jamás destruido.  Se refiere al reinado de Cristo, y ahí estará la Iglesia junta con los Judíos, y sabiendo el bien que nos espera, en lugar de ser avaros deberíamos de estar agradecidos con Dios, por eso.

Es verdad que la Iglesia empezó con los Judíos, pero luego se extendió a nosotros los gentiles.  Rom. 11: 13-30;  GALATAS 3: 26-28.  Verso 28, Ya no hay Judío ni Griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros son uno en Cristo Jesús.  Efe. 2: 14-18.  Tanto los Judíos como nosotros, somos uno en Cristo.  Si somos parte de La Iglesia, las responsabilidades son las mismas, y el propósito de Dios no ha cambiado.

En este tiempo cualquier Judío o gentil que se convierte a Cristo, está formando la Iglesia. 1Ped. 1: 10-12;  Efe. 2: 11-13.

2Cor. 8: 1-5.  Los hermanos de la Iglesia de Macedonia no se ponían nerviosos cuando escuchaban las palabras diezmos y ofrendas, porque ellos ya se habían dado al Señor.

Dios dio a su Hijo.  1Ped. 1: 18-20.  Todo aquel que es salvo debería de entender que lo que Cristo hizo por nosotros es algo invaluable.

Cuando la verdad pone incomodos a algunos, siempre habrá a aquellos que serán fieles obedeciendo a la verdad.

Si al principio en la iglesia primitiva vendían sus posiciones, y entregaban todo lo que les pagaban a los Apóstoles para ser repartidas entre los necesitados.  Hech. 4: 32-35.  La verdad es que es poco que hoy se predique del diezmo.

Nadie puede pensar que si un Pastor está mirando a sus hijos que tienen hambre, y no hay dinero para comprar comida, o se le ha vencido la renta y no tiene dinero para pagarla, que todavía así va a hacer la obra de Dios con el mismo animo como si tuviera en abundancia.

Si los buenos Pastores no tienen que hacer uso del dinero para pagar vivienda, vestido y comida, entonces no tienes por qué pagar tus diezmos, pero si los miras a ellos con necesidad y tú tienes para suplirles y no lo haces, Dios te lo va a cobrar a ti.  Deu. 15: 7-9 y 11;  1Juan 3: 17-20;  Stg. 2: 15-16.

Hech. 4: 32-37.  Los hermanos de la Iglesia de Jerusalén que tenían heredades o casas y que las vendían, obviamente eran propiedades aparte de la casa que ellos tenían para vivir.  Nadie va a vender su casa donde vive para quedarse tan necesitado como los mismos necesitados. En el verso 34 está claro porque dice que no había entre ellos necesitados, si ellos hicieron eso, mientras no desamparen a su propia familia, para Dios está bien, pero no fue algo que Dios hubiere demandado. Pero espero que haya quedado claro, que Dios sí está demandando los diezmos y las ofrendas de los que Él ha redimido, por eso Él tiene todo el derecho de demandarlo de nosotros; desde que Cristo nos rescató y hasta el día en que muramos o El venga por nosotros, lo que ocurra primero.   Cristo quiere usar nuestras vidas y nuestro dinero.  Él quiere seguir salvando las almas perdidas, y ya después de nuestra muerte o del rapto, la tarea será encomendada a alguien más; mientras tanto somos responsables.

Hay tres razones principales por las que Dios demanda los diezmos y las ofrendas: una es para alcanzar a los perdidos,  otra para ayudar a los necesitados, y la última para recompensarte en el cielo.

Hech. 5: 1-11.  Hay quienes con tan poco entendimiento, o tal vez tuercen las escrituras para su propia conveniencia, ellos predican que Dios mato a Ananías y Safira por robarle a Dios, pero ellos no murieron por robar, murieron por mentirosos, y por el tonto orgullo de querer gloriarse ante los hombres. La heredad que ellos tenían Dios no se las estaba demandando, está claro en el verso 4. La heredad era de ellos y si no querían venderla, no la hubieran vendido. Pero al venderla podían haber dicho la verdad diciendo la vendimos en tanto, pero solo vamos a dar una parte, y no les hubiera pasado nada.  2Cor. 10: 17-18.   

1Cor. 9: 13-14.  Si La Biblia dice que los que anuncian el evangelio que vivan del evangelio, hay que estar locos para pensar que un Pastor va a vivir con tres dólares de ofrendas que dan.

Si todos los miembros de la Iglesia pensaran como tú piensas, ¿Cómo se podría pagar toda la mantención de un edificio, ya sea el pago del edificio o la renta; agua, electricidad, gas, gasolina y refacciones de llantas o partes, para los camiones de transporte en las rutas de la Iglesia?  ¿Dime como se pagaría todo eso con los tres dólares que tú quieres dar?

Rom. 10: 13-15.  ¿O como pensar que un misionero va a ir a predicar a algún país hasta el otro lado del  mundo con sus tres dólares que a veces dan y que tanto les duele?  Mucho menos podríamos pensar que hoy en día alguien vendiera sus posiciones para repartirlo entre los necesitados.

Si no tienes agradecimiento por tu salvación, y quieres actuar como un incrédulo, puedes hacerlo si quieres, pero no digas que tu desobediencia te traerá bendición, o recompensas eternas.

Y PARA AQUELLOS QUE NO SON UNOS NECIOS SABRAN RECONOCER QUE LO QUE HE ESCRITO AQUÍ, VIENE DIRECTAMENTE DE LA PALABRA DE DIOS, Y QUE NO SON INVENTOS MIOS.

SI LA VERDAD TE HACE ENOJAR, NO POR ESO DEJARE DE PREDICAR LA PALABRA DE DIOS, PORQUE VENDRAN OTROS QUE SI ESTARAN AGRADECIDOS POR SU SALVACION, Y SERAN FIELES A DIOS.

Espero que esto sea suficiente para que dejen de criticar lo que no saben, o lo que no entienden.

2Cor. 10: 3-6;  Pro. 9: 8-9.